Ya resulta indivisible la actuación de Tom Cruise y de Nicole Kidman de la historia de Eyes Wide Shut, la última película de Stanley Kubrick. Especialmente tras el divorcio de ambos pocos años después, que parecía una réplica del matrimonio fracturado que vimos en la película. No obstante, estuvo cerca de no suceder.

Como desvela David Mikics en la nueva biografía sobre el director norteamericano, Stanley Kubrick: American Filmmaker, el cineasta tenía en mente una serie de nombres en su lista de deseos para el protagonista que se alejaba de lo que Cruise podía aportar. La lista es extensa en interesante.

Steve Martin, Woody Allen, Dustin Hoffman, Warren Beatty, Alan Alda, Albert Brooks, Bill Murray, Tom Hanks y Sam Shepard. Todos estos nombres componen la lista que figura en un cuaderno de la época de los ochenta del director. Resaltan muchos nombres relacionados con la comedia, pero Mikics explica cómo Kubrick acabó cambiando de dirección:

Significativamente, cuando Kubrick hizo su versión de ‘Eyes Wide Shut’, escogió a un actor sin un ápice de comedia en su cuerpo: el serio y altamente deliberado Tom Cruise. La comedia podría haber sido un arma para que el héroe se auto-defendiera. Kubrick le hace, al final, indefenso.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments