Al igual que otros como Christopher Nolan o Steven Spielberg, Quentin Tarantino es un ferviente defensor de las salas de cine como el medio idea para ver una película. Incluso aunque plataformas de streaming nos permitan reproducir contenido en cualquier formato y donde queramos, mejor no comentar dicha idea a cineastas como estos.

Fue por ejemplo el caso de Jeff Shell, CEO de NBCUniversal, que recordó una reunión del estudio de cine Universal con Tarantino que fue desastrosa. Ambas partes se reunieron para una posible distribución de Los Odiosos Ocho, ante la que Tarantino exigía una proyección en 70mm ya que la rodó con esa intención. Para poder proyectarla en ese formato se requiere de proyectores específicos que sólo unas pocas salas disponen.

Una respuesta que Tarantino no esperaba

La gran respuesta de Shell fue contraproponerle un lanzamiento en iPhones. Ante tal propuesta, Tarantino respondió con un parco “genial”. Acto seguido se salió disparado de la reunión.

El director finalmente trabajaría con The Weinstein Company para la distribución, pudiendo proyectarla en gloriosos 70mm. Más tarde se abrió a la idea de una colaboración con Netflix, creando un nuevo montaje de la película en cuatro partes, a modo de miniserie. Un montaje que mucha gente probablemente vio en su iPhone, a pesar del notable disgusto de Tarantino.

Quentin Tarantino en Hipersónica

«En el momento en el que entra en una escena, la domina»: Quentin Tarantino desvela cuál es el personaje que más le ha divertido escribir

«Si te quedas en una sala con Tarantino y Paul Thomas Anderson, sales deseando dejar la cocaína»: Fiona Apple habla de su experiencia con las drogas

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments