Tras la dramática decisión de retrasar el estreno de Sin tiempo para morir, la última entrega de la saga James Bond, con motivo del Coronavirus de abril a noviembre, Daniel Craig tendrá que esperar para despedir definitivamente su etapa como el agente secreto por excelencia. Entre medias se ha quedado atrapado en una serie de compromisos promocionales planeados antes de la decisión de retrasar la película, como un «improvisado» Q&A en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Por supuesto, Craig ha acabado hablando de Bond y cómo ha afrontado la evolución del personaje durante estos años: «Quise explotar algunas cosas que habían sucedido previamente. Claramente es suave y sofisticado, pero me di cuenta de que no podía ser así al principio. Tenía esta oportunidad de comenzar de nuevo y preguntar ‘¿Quién es este personaje?’. Decir ‘Mi nombre es Bond, James Bond’… ¿cómo llegar a ello? Tiene que significar algo o de lo contrario sólo va a ser una repetición de algo que ya ha hecho otro. Yo quería encontrar la emoción en su corazón».

Hablando de lo interesante que fue explorar las dudas y hacer un enfoque más introspectivo del personaje de Ian Fleming, el moderador llegó a la conclusión que, en búsqueda de esa exploración más emocional de personaje, han conseguido «el Bond menos cachondo». Craig recogió el guante, desvelando que el motivo por el que quiso interpretar a James Bond fuera para «que los personajes femeninos significasen algo. Espero que lo hayamos logrado en estas cinco películas. Y eso implica que el sexo no es siempre el destino final. El sexo y la muerte siempre acaban muy relacionados en estas historias, volviendo a las novelas originales, donde todo el mundo parece estar algo salido. Ese no fue el objetivo. Quise darle un giro: se enamora, se le rompe el corazón, acaba alejando a la gente. Tiene que tener significado».

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments