El año pasado se estrenó Terminator: Destino Oscuro, el último intento de arrancar de nuevo la franquicia de Arnold Schwarzenegger y creada por James Cameron. El resultado dejó algo que desear, especialmente a nivel comercial. Por tanto, su intento de enterrar las secuelas posteriores a Terminator 2 y dar pie a una nueva andadura se fueron al garete.

Algunas actrices, como Linda Hamilton, ven claro que el futuro pinta negro para la franquicia. La última en pronunciarse ha sido Mackenzie Davis, que en la última película interpretó a una humanoide mejorada enviada para proteger a la nueva mesías de la humanidad. En lo que respecta a Davis, su participación en Terminator parece haber llegado a su fin poco después de empezar:

Realmente me encantó la película y estoy orgullosa de lo que hicimos, pero no había una demanda para ello [en taquilla] y creo que pensar que habrá una demanda de una séptima película es una locura. Hay que prestar atención a lo que quiere el público, y quieren cosas nuevas, y yo también busco cosas nuevas.

Hay mucha gente interesante que no encaja en el molde de los que hacen estas grandes franquicias que no han tenido ocasión de hacer películas. Deberíamos invertir en ellos en estos momentos.