Las esperanzas están puestas en Dune, la nueva adaptación de la obra de Frank Herbert que ha sacado adelante Denis Villeneuve. El director francocanadiense ha contado con un reparto potente y un equipo de técnicos asombroso. Aun así, surgen imprevistos que pueden complicar todo el proceso, y no hay imprevisto más gordo que una pandemia.

La película está prevista para el 18 de diciembre de 2020. Para llegar a la fecha, van a tener que pisar bastante el acelerador. Por el momento, siguen pendientes una serie de regrabaciones que hacen falta para terminar de dar forma a lo que el cineasta busca para esta película. En una entrevista ha explicado cómo está siendo el proceso en estos momentos:

El impacto ha sido que ha destrozado mi agenda en estos momentos. Ahora mismo va a ser un sprint para terminar la película a tiempo. Se nos ha permitido volver a rodar, y vamos a volver a rodar esos elementos en unas semanas, [las que] se supone que teníamos que haber rodado antes. Ha significado que he tenido que acabar algunos elementos de la película, como los efectos especiales y el montaje en Montreal mientras mi equipo se quedaba en Los Ángeles.

Aparte de estas regrabaciones, Villeneuve va a tener que lidiar con una complicada post-producción, con una edición express y a distancia. Algo que supone un cambio significativo para el cineasta:

Diré que como director hay cosas que se pueden hacer remotamente con tecnología. Toda la supervisión de los efectos especiales con algo de equipamiento es más o menos fácil de hacer a distancia… Para mí, la gran lección de esto ha sido que pensaba que sería posible montar la película teniendo a mi editor compartiendo con ordenadores, alejados uno del otro, pero me he dado cuenta de cuánto del montaje es como tocar música con alguien y tenéis que estar juntos en la misma habitación. Me refiero a que hay algo en la interacción, la interacción humana, la espontaneidad, la energía en la habitación. Realmente echo de menos estar en la misma habitación que mi editor.

Lo que digo, como artista, es que montar la película sin estar en la misma habitación que mi editor es muy, muy doloroso. Quizá otro de los motivos es que el editor es también un psiquiatra. Me refiero a que él es la persona que tiene que lidiar con mi ansiedad, mis ataques de pánico, mis miedos y recibir mis alegrías. Creo que en el futuro, si algo así sucede de nuevo, me voy a asegurar de que mi editor esté cerca mío. El montaje es una parte muy importante del proceso de hacer cine para mí, quizás la más importante. Es el momento donde reescribes la película en algunas maneras.

Puedes ver la entrevista al completo a continuación:

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments