David Fincher es conocido por su increíble perfeccionismo, y eso le lleva a una demencial repetición de tomas de una misma escena para tener el resultado que cree apropiado para la película. Eso provoca que sus editores acaban teniendo docenas y docenas de tomas para poder montar la escena como él desea.

En un reportaje en The Ringer sobre los colaboradores que han trabajado con el director se detalla cómo se logra este resultado ideal, optando por una combinación de dichas tomas en lugar de seleccionar la favorita de Fincher. Angus Wall, que ha trabajado como editor en la mayoría de sus películas, ideó un sistema que le permita “dormir de noche” sabiendo que conseguirá el resultado deseado.

Los editores normalmente miran todas las tomas de una escena en orden cronológico de principio al final antes de elegir la mejor. Wall en su lugar mira a la toma principal, la favorita de Fincher del día del rodaje, y la usa como calibrador contra todas las otras tomas. Después mira a todas las tomas señaladas por Fincher en orden cronológico descendiente. luego todas las otras tomas del final al principio. Pero no sólo Fincher rueda muchas tomas, rueda tomas largas, así que Wall a menudo tiene que romper una escena en momentos separados y ordenarlos con este sistema, y luego escoger la mejor de cada subsección.

A menudo Wall también selecciona líneas de diálogo de diferentes tomas y las junta para dar forma a la escena. Lo cual nos lleva a una de las mejores muestras de precisión Fincheriana, la escena inicial de La Red Social, con múltiples tomas extensas con personajes intercambiando diálogo a una velocidad de vértigo. Según revela el editor al medio, esa escena llevó tres semanas para poder montarla.

Si sirve de consuelo, el resultado es una obra maestra.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments