Con un 20 aniversario asomando por la esquina, la adaptación de Spider-Man a la gran pantalla del año 2002 sentó las bases del blockbuster superheroico. Sam Raimi como director y Tobey Maguire como protagonista conquistaron al público con su sentido relato sustentado en drama de personaje bien construido y espectáculo de altos vuelos.

El recorrido del personaje continuó con la fabulosa Spider-Man 2 y con la fallida Spider-Man 3. El recorrido pudo haber sido diferente de haber continuado David Koepp, guionista de la primera película además de Parque Jurásico y Misión Imposible, en el equipo de guion. En una reciente entrevista, Koepp ha detallado la trilogía que tenía en mente y en qué difiere de la que se acabó realizando:

Básicamente [mi idea para la trilogía] era contar la historia de Gwen Stacey/Harry Osbourne, pero espaciado de manera diferente. Quería que Gwen fuera asesinada en la mitad de la segunda película, siguiendo en cierta manera el modelo de ‘El Imperio Contraataca’, y tenía villanos diferentes que quería usar. Simplemente una manera diferente de contar esa historia.

Gwen Stacey finalmente apareció en Spider-Man 3, pero en vez de matarla se empleó como elemento disruptor entre la relación de Peter Parker y Mary Jane Watson. Y lo de Harry Osbourne estaba mezclado en un batiburrillo en el que también estaban el Hombre de Arena y Venom. A Koepp se le volvió a ofrecer una oportunidad de desarrollar su idea para las dos secuelas planeadas de The Amazing Spider-Man, el reboot de 2012.

Hubo una ocasión hace siete u ocho años cuando iba a volver para un par de películas de Spider-Man, después de que hicieran la primera ‘Amazing Spider-Man’. En la primera Spider-Man más o menos planee lo que debían ser las tres películas, y luego todas las personalidades variadas no funcionaron conmigo y no seguí escribiendo películas de Spider-Man…

Así que estaba emocionado de regresar e intentar acabar la historia que empecé a contar en la primera, y conforme estábamos acordando lo que iba a hacer, rescaté el material viejo y empecé a perfilar esas dos películas y pensé ‘Tío, no puedes volver otra vez a casa. Ese momento pasó. El momento donde realmente lo sentía fue hace diez años, y no tenía sentido intentar recrearlo. Así que lo dejé.

Sony finalmente si rescató varias de las ideas para The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro, como la de matar a Gwen Stacey e ir plantando la semilla de Harry Osbourne como parte de los Seis Siniestros. La pobre recepción de la película mandó al traste todos esos planes y el personaje se volvió a reiniciar para introducirlo en el Universo Cinematográfico de Marvel de la mano de Tom Holland.