Roundhay Garden Scene (o, dicho de otro modo, La escena del jardín de Roundhay) no es un documento especialmente entretenido de ver, pero es de un valor histórico incalculable. Hablamos del cortometraje más antiguo del que se tiene constancia y acceso, hecho por el inventor francés Louis Aimé Augustin Le Prince, tres años antes de que Thomas Edison inventase el kinetoscopio y siete antes de que los hermanos Lumiére creasen el cinematógrafo.

Filmado el 14 de octubre de 1888, y con una duración de 1,66 segundos, el cortometraje ha llegado a nuestros días en su estado original. Pero ya no tenemos que conformarnos con una copia a baja resolución y, gracias a la tecnología de la inteligencia artificial, se ha creado una remasterización a 4K.

Denis Shiryaev ha hecho posible esta hazaña recurriendo a los fotogramas originales, accesibles desde la página web del Museo de Ciencias británico. Alineando los fotogramas, empleando un algoritmo de estabilización para garantizar la consistencia y ajustando el brillo, empleando tecnología de restauración facial para añadir detalles a las caras de los actores y añadiendo fotogramas adicionales para poder permitir una reproducción a 60 fotogramas por segundo. Ah, y con una red neuronal se ha realizado una recoloración de la imagen lo más natural posible, así como adición de sonidos ambientales, se obtiene el producto final que podemos ver a continuación.

Todo el proceso y el resultado final se puede ver a continuación:

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments