La maldición de la casa de Nicolas Cage será llevada al cine por los guionistas de Expediente Warren

La historia de la Mansión LaLaurie, en Nueva Orleans, ha sido una delicia para todos los aficionados a las casas encantadas. Aunque no esté realmente encantada, su historia resulta espeluznante. Delphine LaLaurie, propietaria de la mansión a comienzos del siglo XIX, torturó y asesinó a varios de sus esclavos en su interior. Los cuerpos fueron descubiertos después de un incendio que arrasó la casa, pero Madame LaLaurie evitó la condena huyendo de la zona.

La historia de Delphine LaLaurie ya sirvió en su momento para hacer una temporada de American Horror Story (con Kathy Bates haciendo de la propietaria) y desde entonces numerosas historias de fantasmas han formado parte de la historia de la mansión. El propio Nicolas Cage, atraído por dicha historia, adquirió la mansión en 2007 por 3 millones de dólares, pero la vendió dos años después por 2 millones por las asfixiantes presencias que asegura que rondan por la casa.

Ahora, estas «presencias» serán las pesadillas de una nueva franquicia de terror que será supervisada y producida por Chad Hayes y Carey Hayes, ambos escritores de las dos entregas de Expediente Warren que son la piedra fundacional del Warrenverso y todos sus infinitos spin-offs. No sabemos cuantas películas dará esta franquicia de la mansión, pero sólo deseamos que Nicolas Cage aparezca en una de ellas. No pedimos tanto.