Vale la pena recordarlo, porque lo más probable es que no lo descubras de otra manera, dada la manera en la que se está enterrando la película: Los nuevos mutantes ya se puede ver en cines de todo el mundo. En Estados Unidos ya se habla de una recaudación de alrededor de un 7 millones de dólares, ascendiendo la cifra a los 10 millones si sumamos el resto del mundo.

El último retazo de la etapa de los X-Men bajo el paraguas de Fox ha tenido un tormentoso y documentado proceso de creación y distribución, que ha llevado a la película a un ciclo demencial. Antes de sus numerosos retrasos de fecha de estreno, llevándola a ser el primer estreno en cines en medio de una pandemia, la película de Josh Boone tuvo una producción bastante infernal.

Según un reciente reportaje sobre la película, en los despachos de Fox estaban realmente poco complacidos con la película que estaba haciendo Boone. En cierto punto se llegó a considerar rodar toda la película de nuevo, argumentando que su presupuesto modesto haría que un rodaje nuevo al completo no resultase demasiado costoso:

Podrías deshechar toda la película, empezar de nuevo, y seguiría siendo la película de X-Men menos cara hasta el momento.

Finalmente no se produjo, al igual que tampoco los rumoreados reshoots que han circulado alrededor de la película desde hace años. Con la compra de Fox por parte de Disney, se reactivaron los rumores de que se rodarían de nuevo escenas para darle un toque más apto a la película, pero según se apunta Disney no quería invetir más dinero en Los nuevos mutantes. Lo cual explica este estreno bajo tapadillo.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments