Incluso con una fimografía tan fascinante como la realizada por Stanley Kubrick, resulta interesante fijarse en algunos de los proyectos soñados que se quedó sin realizar, como su anhelado biopic sobre Napoleón, la A.I. Inteligencia Artificial que finalmente dirigió Steven Spielberg o Lunatic At Large, una historia original que escribió junto a Jim Thompson en 1956.

Kubrick empezó a desarrollar la película en su momento, pero perdió interés en 1962. La idea no llegó a fructificarse nunca, a pesar de intentos como el de 2010 para el que llegaron a sumarse los actores Scarlett Johansson y Sam Rockwell. Pero la idea parece que ha vuelto a coger fuerza gracias a Terry Gilliam, director de Brazil, El Rey Pescador, 12 Monos y la reciente El hombre que mató a Don Quijote.

O iba a hacerlo, hasta que llegó la pandemia:

Iba a hacer una película que originalmente fue una idea de Stanley Kubrick. Había un guion y tenía un reparto, pero el confinamiento lo ha arruinado todo.

Gilliam no acalaró a qué idea se refería, y bien podía haberse tratado de Son of Strangelove, la secuela de ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú que Kubrick quería hacer con el miembro de los Monty Python como director. 

Pero el historiador y escritor Filippo Ulivieri, experto en Kubrick, desveló que el proyecto que Gilliam quería rodar este septiembre se trataba, en efecto, de Lunatic At Large, la película que se quedó sin hacer.