La producción de Killers of the Flower Moon se ha complicado en demasía. Y no por el Coronavirus, que es lo que está complicado todas las producciones del mundo, sino por la propia ambición de Martin Scorsese, que quiere nada menos que 200 millones de dólares para poder realizar lo que denomina “un Western” protagonizado por Leonardo DiCaprio y Robert De Niro.

En estos momentos la producción y distribución de la película está a cargo de Paramount, que está empezando a tener dudas con el proyecto después de las demandas presupuestarias del director. En rumores previos se comentaba que Scorsese habría estado considerado volver a contactar con Netflix, que ya le echó un guante sacando adelante El Irlandés, para que se encarguen ellos del proyecto.

Ahora mismo The Wall Street Journal informa que el cineasta habría comenzado a establecer conversaciones con otras compañías, no sólo de streaming. Universal y MGM son algunas con las que se ha contactado para, al menos, participar como financiadores y distribuidores junto a Paramount.

Sin embargo, Scorsese podría inclinarse de nuevo por la libertad que le proporciona el streaming, por lo que además de Netflix ha mantenido conversaciones con Apple para ver si estarían interesados de añadir un proyecto de esta entidad a su servicio Apple TV+.

Por ahora mismo son sólo conversaciones, pero veremos hacia dónde conducen.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments