Martin Scorsese y Paul Schrader vuelven a trabajar juntos para explorar los orígenes del cristianismo

Hay pocas sociedades más importantes en el ámbito creativo que la de Martin Scorsese y Paul Schrader. Los dos cineastas han colaborado juntos, el primer como director y el segundo como guionista (aunque ha dirigido muchas películas tan esenciales como las de su colega), en filmes tan importantes para el italoamericano como Taxi Driver, Toro salvaje, La última tentación de Cristo y más recientemente en Al límite, de 1999.

Ambos andan centrados en sus siguientes proyectos: Scorsese rodando ahora Killers of the Flower Moon y Schrader en post-producción de The Card Counter (que produce el primero). Pero ambos ya están sondeando la posibilidad de hacer algo juntos como en los viejos tiempos, y que les devolverá al tema del cristianismo.

Concretamente, los orígenes del cristianismo. Así lo explicó Schrader en una entrevista reciente.

Bueno, Scorsese y yo estamos planeando algo, y es… sería una serie de tres años sobre los orígenes del cristianismo. Porque la gente conoce el Nuevo Testamento, pero nadie conoce los Apócrifos. Y en el primer siglo, no había Nuevo Testamento, sólo había estas historias. Y algunas eran verdaderas, y otras no, y algunas eran falsas.

Los Evangelios Apócrifos a los que hace mención a los escritos extracanónicos surgidos en los primeros siglos del cristianismo. Tanto la Iglesia católica como la ortodoxa, la anglicana o la protestante han rechazado estos escritos y no los incluyen en la Biblia. Vamos, que el fandom ya estaba poniéndole puertas al campo antes de Star Wars y otras movidas.

No sabemos si lo de la serie será literal, si es una forma de hablar del periodo que quieren cubrir o es el formato televisivo el que mejor ven que encaja para el proyecto, pero Schrader asegura que será para un servicio de streaming, quizá los únicos que puedan apostar por un proyecto así. No han sido pocas las veces que Scorsese ha explorado los sentimientos religioso (en realidad son tema recurrente en su obra) y termina liándose parda.

VíaNew Yorker
Artículo anterior«Que no haya sucedido aún es una locura»: Paul Stanley (Kiss) no entiende cómo es que Iron Maiden no están todavía en el Salón de la Fama
Artículo siguiente‘To Never Forget The Source’: el viaje interno en lo nuevo de Sons of Kemet
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments