No es una locura hablar de Dune como uno de los estrenos más esperados del año. Ya sólo unas cuantas imágenes estáticas han generado mucho revuelo. Hay mucho interés en ver cómo ha llevado Denis Villeneuve a la pantalla el arenoso mundo de Frank Hebert.

Lo que parece claro es que hay ganas de hacer algo diferente y nunca visto en la ciencia ficción. En una entrevista con Collider, el director de fotografía Greig Fraser (Rogue One, La noche más oscura, El Vicio del Poder) ha hablado de su proceso para desarrollar la estética visual de la película:

Ha sido divertido porque tuve que olvidar mucho de Star Wars cuando estaba haciendo Dune. Aunque no ha sido difícil. Denis y yo hablamos claramente sobre cómo debía lucir la película y cómo debía sentirse, y los formatos y lo otro, así que no fue difícil desviarse y cambiar de carril. Hay similitudes, como los desiertos. Mira, al final estoy seguro de que George Lucas tuvo mucha inspiración de Dune para hacer Star Wars. No sé si es un sacrilegio decir esto, pero hay muchas similitudes en varias áreas, así que puedes decir que definitivamente estuvo influenciado por ello. Así que tuve que tener cuidado al hacer [Dune y The Mandalorian] para no repetirme. No sólo por el bien de la película, sino por diversión. Odio hacer lo mismo dos veces.

El reto no es sólo visual. Villeneuve ha comentado su intención de dividir la historia del primer libro en dos películas, lo cual da a entender que en este film tendremos la mitad de la historia. Fraser llama a la tranquilidad, diciendo que la película seguirá funcionando por sí misma:

Es una historia completamente formada con lugares a los que ir. Es una película épica totalmente autónoma que la gente va a recibir bastante cuando la vea… Fue toda una aventura visualmente. Fue una experiencia preciosa hacerla. Me sobrecogí con la gente involucrada en ella. Algunos de los actores, que son actores muy talentosos, son gente encantadora con la que he establecido relación cercana desde entonces.

Por último, se deshace en elogios con el director:

Puedo decirte que Denis es un maestro y un ser humano encantador, que es apasionado y salvaje y sensible y cariñoso. Lo que me encanta de Denis es que los franco-canadienses y los australianos acabamos teniendo mucho en común en el sentido de que somos agresivamente apasionados cuando lo necesitamos. Los franco-canadienses pueden ser muy, muy apasionados sobre la vida y las cosas, así que me entendía bien con él en eso, y también Patrice [Vermette], la diseñadora de producción. Creo que todos teníamos la misma cosa de, si algo no era bueno, reaccionábamos como ‘¡Eso es una mierda!’ y Patrice diría ‘Sí, ¡eso es una mierda!’. No se guardaban los golpes, lo que me pareció alucinante, y teníamos la misma relación.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments