Steven Soderbergh a veces tiene cosas locas como, inesperadamente, producir una nueva película de Bill y Ted 30 años después. “Simplemente me presenté voluntario para ser una especie de animadora glorificada” explica el director ganador al Oscar sobre su involucración en el proyecto.

Mientras ayudaba a darle a Bill and Ted Face the Music la posibilidad de existir, se produjo una pandemia (una que mucha gente dice que llegó a predecir en Contagio) y, en consecuencia, el confinamiento. Y mientras algunos han aprovechado el periodo de cuarentena para aprender a tocar la guitarra, él no puede parar de crear y se ha puesto a reeditar tres de sus películas: Kafka, la verdad oculta, Schizopolis y Full Frontal.

Soderbergh explica su nuevo intento de convertir Kafka, la verdad oculta en una “película artística hardcore” ahora que ha recuperado los derechos, diciendo que está quedando algo “radicalmente diferente, totalmente otra cosa”. De las otras dos sólo dice que “son más cortas”, algo que siempre se agradece.

Y a esto hay que sumarle que está escribiendo una secuela para Sexo, mentiras y cintas de video. Lo dicho, no puede parar de crear.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments