Según informan los medios en las últimas horas, Joel Schumacher, diseñador de vestuario que dio salto a una prolífica carrera como director, ha muerto a los 80 años de edad. Hoy lunes se ha confirmado su fallecimiento a consecuencia del cáncer que se le diagnóstico hace un tiempo y del que ha estado intentando recuperarse.

Schumacher tuvo una destacable carrera, especialmente durante la década de los 90. El cineasta destacó gracias a títulos como Línea mortal, Un día de furia o El Cliente. Después destacó por coger el testigo de Tim Burton en la franquicia de Batman, dirigiendo la estimable Batman Forever y la menos estimable Batman y Robin.

Luego volvió a hacer thrillers como Tiempo de matar, Asesinato en 8mm o El número 23, así como una nueva adaptación de El Fantasma de la Ópera. Los últimos años de su carrera los centró en esfuerzos televisivos como House of Cards.