El pasado viernes se confirmó la muerte de una de las figuras más relevantes que han propulsado el cine coreano al prestigio mundial. Kim Ki-duk, que en aquel momento se encontraba en Letonia donde tenía planes de instalarse, falleció tras unas complicaciones derivadas de contraer la COVID-19, según han confirmado desde las autoridades de Corea del Sur.

Kim Ki-duk falleció a los 59 años de edad, dejando detrás una increíble y singular carrera con películas remarcables, además de un historial problemático con varios casos de abusos y de acoso sexual y violación. Hoy recordamos algunas de sus obras imprescindibles, en caso de que quieras entender por qué fue celebrado.

Kim Ki-duk: 3 películas imprescindibles

  • Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera (2003): Dos monjes viven en un monasterio aislado. Bajo la atenta mirada del más viejo, el más joven ve pasar las estaciones de la vida. Primavera: un niño monje se ríe de una rana que intenta librarse de una piedra que tiene en la espalda. Verano: un monje adolescente conoce el amor. Otoño: un monje de treinta años intenta hacer algo que va contra su naturaleza. Invierno: el monje está próximo a la vejez y alguien llega al monasterio. Primavera: el viejo monje conversa con la naturaleza; cerca de él juega un niño monje.
  • Samaritan Girl (2004): Dos colegialas descubren que la prostitución es el modo más fácil y rápido para conseguir el dinero deseado para ir a Europa. De este modo, una se encarga de buscar a la clientela y la otra de vender su cuerpo, y ambas se inician en un negocio tan lucrativo como peligroso.
  • Hierro 3 (2004): Tae-suk es un joven que ocupa temporalmente viviendas cuyos habitantes están ausentes. Nunca roba ni ocasiona daños en los hogares de sus involuntarios anfitriones. En realidad, es una especie de fantasma que duerme en camas ajenas, come algo de las neveras de esos extraños y retribuye su forzada hospitalidad haciendo la colada o arreglando alguna que otra avería doméstica. Sun-hwa, que en tiempos fue una hermosa modelo, se ha visto convertida en una sombra viviente por un marido que la maltrata, encerrándola en una casa ostentosa. El destino cruza los caminos de Tae-suk y Sun-hwa, aunque sus existencias están abocadas a no dejar huella en el mundo.
Artículo anteriorLa Playlist de la Semana (LIII): Disfrazarse de The Velvet Underground
Artículo siguiente‘Angelene’: más de veinte años después, PJ Harvey le da un vídeo al single de Is This Desire?
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments