Quizá su nombre no sea reconocido de primeras al mencionarlo, pero hablar de Ron Cobb es hablar de historia del cine personificada. El seminal director de arte y diseñador ha fallecido en Sidney, Australia, justo en el día que cumplía 83 años.

Su trabajo habla por sí solo. Comenzando su carrera en Disney a mediados de la década de los 50s, destacando gracias a su trabajo en La bella durmiente en 1959. Posteriormente realizó trabajó como artista autónomo haciendo diseños para Jefferson Airplane o para el debut de John Carpenter, Estrella oscura. Más tarde también participó en la frustrada adaptación de Dune por parte de Alejandro Jodorowsky e hizo bastante trabajo no acreditado en la primera Star Wars.

No obstante, el trabajo que lo lanzó como artista y lo inmortalizó fue en la Alien de Ridley Scott, donde su mayor aportación fue el diseño interior y exterior de la nave Nostromo, con una estética futurista “gastada” que se volvería tremendamente influyente. Después de trabajar en otros proyectos de renombre como la secuela de James Cameron o En busca del arca perdida, Cobb volvió a dejar otra aportación para la historia con el diseño del DeLorean en Regreso al futuro.

Sólo esas dos ya dan para un pequeño lugar en la historia, pero sus aportaciones continuaron en proyectos como Desafío Total o The Rocketeer. Se va una leyenda.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments