Netflix sigue a vueltas con la polémica alrededor de su película Guapis, o Cuties, o Mignonnes. La película francesa, premiada en el Festival de Sundance a la mejor dirección en la sección World Cinema, hace una dura crítica social a la sexualización de las niñas jóvenes, pero durante la promoción realizada por Netflix saltó una polémica por sus carteles y tráilers que muchos usuarios acusaron de promover la pornografía infantil.

La polémica da un paso más allá tras la decisión de el gran jurado de Tyler (Texas) de abrir un procedimiento judicial contra la compañía por “difundir material lascivo”. Una ley local prohíbe la “exhibición lasciva de genitales o zonas púbicas de niños desnudos, parcialmente vestidos o vestidos”, siempre y cuando el material en cuestión muestre “un interés lascivo hacia el sexo” y no tenga un auténtico valor literario, artístico, político o científico, algo que el jurado acusa a Netflix de no cumplir.

La compañía de streaming, por supuesto, ha respondido diciendo que la acusación “carece de fundamento”. Netflix se enfrenta a una posible condena que conllevaría una multa de, al menos, 20.000 dólares, que podrían incrementarse en caso de que la compañía se beneficiase financieramente del crimen.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Gustavo Woltmann
Gustavo Woltmann
20 days ago

Soy Gustavo Woltmann y no veo que sea un material obsceno pero cada quien tien punto de vista diferente.