Con el revuelo que está levantando la nueva adaptación de Dune, realizada por Denis Villeneuve, es complicado no recordar otros intentos de llevar a la pantalla la obra de Frank Herbert: la miniserie del año 2000, el fallido intento de Alejandro Jodorowsky que inspiró uno de los mejores documentales sobre cine de todos los tiempos y, por supuesto, la película de David Lynch del año 1984.

Sin embargo, el peculiar y vanguardista cineasta prefiere no recordar aquel intento de adaptar la obra. De hecho, como ha explicado en una entrevista para The Hollywood Reporter, prefiere no saber nada al respecto de todo lo que tenga que ver con el libro y con la nueva adaptación:

R: Tengo cero interés en ‘Dune’

P: ¿Y eso por qué?

R: Porque fue doloroso para mí. Fue un fracaso y yo no pude tomar decisiones en el montaje final. He contado miles de millones de veces esta historia. No es la película que quería hacer. Hay partes de ella que me gustan mucho, pero fue un fracaso absoluto para mí.

Más allá de eso, Lynch también ha tenido la oportunidad de hablar de algunos proyectos que ha estado realizando durante la cuarentena:

El confinamiento ha parado todo tipo de trabajo que involucra a otra gente. Nos ha forzado a hacer cosas que podamos hacer por nosotros mismos. Por ejemplo, estoy experimentando con la música. Puedo experimentar con cualquier tipo de película que pueda hacer en mi ordenador. Y puedo trabajar en mi taller de madera y construir cosas. Puedo ir al estudio y pintar. Ahora mismo no se puede trabajar en una película, y no se va a poder durante bastante tiempo. No vamos a poder trabajar con un equipo grande de una manera tradicional de rodaje. Es algo que hay que tener en cuenta. No creo que yo pueda hacer una película hasta que haya una vacuna.

El director precisamente habla de las posibilidades de rodar más películas o seguir haciendo series. Su último trabajo, el corto What Did Jack Do?, se estrenó en Netflix, aunque niega que vaya a seguir trabajando con ellos: «Todos esos rumores circulan por ahí, pero puedo decirte que no está sucediendo nada en ese estilo. Es un rumor, y aunque fuera cierto, no está sucediendo nada». Lynch también tiene claro qué proyecto le interesa más hacer ahora mismo:

Una serie de televisión. Ahora mismo, en mi opinión las películas están en gran peligro, excepto los grandes blockbusters. Las películas artísticas, no tienen ninguna oportunidad. Pueden estar en salas de cine durante una semana y, si es en un Cineplex, van a la sala más pequeña, y luego directas al Blu-ray o Bajo Demanda. La experiencia de la gran pantalla ha desaparecido. Desaparecida, aunque no olvidada.

Sin embargo, al final Lynch reconoce que volver a hacer un largometraje sigue siendo una posibilidad:

No, nunca hay que decir que no a nada. Pero me encanta una historia continuada, y la televisión por cable diría que es el nuevo cine artístico. Tienes libertad total. El sonido no es tan bueno como el de un cine grande, la pantalla no es tan grande, pero las teles se están volviendo más grandes y mejores, así que hay esperanza. Y tienes la oportunidad de continuar tu historia, así que es el nuevo cine artístico, como he dicho.