Se ha montado fina con la decisión de WarnerMedia de coger todo el catálogo de películas del estudio para 2021 y decidir estrenarlas simultáneamente en cines y en su plataforma de streaming HBO Max. La decisión ha disgustado tanto a cineastas como a estudios que co-financiaban algunas de las películas afectadas por la medida que, según la compañía, han tomado para encontrar viabilidad para sus estrenos en tiempos de pandemia.

No obstante, la realidad detrás de la decisión parece ser otra: WarnerMedia habría tomado la decisión para darle más relumbrón a la plataforma HBO Max, que desde su estreno este semestre ha tenido poca capacidad de atracción (unos 8,6 millones de suscriptores). Sin embargo, la decisión parece lejos de estar tomada de la noche a la mañana, y sería consecuencia de la serie de cambios producidos en la compañía desde la compra por parte de AT&T.

La lucha por el alma de HBO

Como Alex Sherman en un reportaje para CNBC, los choques de John Stankey, actual CEO de AT&T y encargado de la fusión de ambas compañías, con algunas divisiones de WarnerMedia han sido constantes desde su llegada. Empezando con Richard Plepler, CEO de HBO por aquel entonces: HBO contaba con unos 30 millones de suscriptores en 2018, y Stankey pidió sus planes futuros para el crecimiento de la plataforma. La estrategia de Pleper pasaba por cinco puntos:

  1. Más dinero para invertir en contenido.
  2. Más contenido original para Cinemax Premium más orientado a las familias.
  3. Hacer un pack conjunto de HBO y Cinemax por sólo dos dólares más de lo que cuesta HBO (17 dólares en total).
  4. Llegar a un acuerdo con Comcast, la mayor compañía por cable de Estados Unidos, para expandir el alcance de HBO Go.
  5. No reventar HBO, mantener su alma.

El plan de Pleper garantizaba unos ingresos alrededor de los 7.500 millones de dólares anuales. Sin embargo, Stankey lo veía insuficiente al ver los 20.000 millones anuales que Netflix estaba consiguiendo a través del streaming, y veía a HBO como el caballo de Troya perfecto para entrar en la pelea del streaming. Pleper dejó la compañía tres meses después, siguiendo a una reunión realizada a sus espaldas entre Stankey y el jefe de contenido de HBO, Casey Bloys. No fueron los únicos desacuerdos con la directiva de WarnerMedia, que terminó reestructurada tras llegar a la conclusión de que se estaban interponiendo en el camino del progreso del conglomerado.

El objetivo era claro: crear una competencia directa a Netflix que llegase a los 60 millones de suscriptores en 5 años. Y en lugar de buscar alianzas con Comcast o con Amazon para hacer más accesible el contenido de HBO, Stankey los mantuvo como competencia directa a sus intenciones de generar un ecosistema propio. El CEO veía una oportunidad para ligar las ambiciones de una compañía de telecomunicaciones como AT&T con el futuro del streaming, en lugar de la cada vez más decreciente televisión por cable, captando más la atención de Wall Street.

Empezar con el pie torcido

Al frente de TimeWarner como CEO se puso a Jason Kilar, que iba a integrar tanto a Warner Bros como HBO en una estrategia global con la plataform1a HBO Max como referente común. El servicio fue lanzado en Estados Unidos el pasado mayo, incluyendo el mismo contenido de HBO Go con contenido de DC Comics, CNN, TNT, Adult Swim y la misma Warner Bros. por el mismo precio: 14,99 dolores. En adición a esto, AT&T lanzó una oferta para sus clientes premium que incluía la mencionada plataforma de manera gratuita.

La aceptación ha sido… no ideal. Como hemos mencionado, sólo 8,6 millones de personas han activado el servicio en estos 7 meses, algo que queda insignificante al lado de los 73.7 millones de suscriptores que ha logrado Disney+ en menos de un año. Pero mientras la plataforma de Disney llegó con un catálogo potente y una producción original potente como The Mandalorian, HBO Max llegó con poco valor añadido, trasladando contenido original previsto para otras cadenas de WarnerMedia como la Raised By Wolves de Ridley Scott como originales de HBO Max. La pandemia ha dificultado la producción de material original y dificultado los planes de Kilar para el servicio de streaming.

Por si fuera poco, la estrategia de quemar puentes con otros proveedores de contenido en streaming como Amazon o Roku, ahora mismo la elección predilecta para muchos televidentes para acceder y reproducir dicho contenido, ha provocado que se haya lanzado el servicio sin estar presentes en dichas vías. Recientemente han llegado a un acuerdo con Amazon para solucionarlo, pero a día de hoy HBO Max sigue sin estar presente en Roku.

Lo que nos lleva a Wonder Woman 1984. El blockubster de DC fue el primero en tener un plan de estreno simultáneo en cines y en HBO Max, manteniendo su estreno para el 25 de diciembre a pesar de los cierres de cines en el país y la incertidumbre alrededor de la segunda ola del Coronavirus. Según han comentado varios analistas, la medida se habría tomado para impulsar las suscripciones al servicio y poder hacer presión a Roku en una nueva ronda de negociaciones.

Rompiendo la banca

El siguiente paso para Kilar era claro: eliminar por completo las ventanas de distribución que garantizan que una película se exhiba en cines durante un tiempo antes de pasar al mercado doméstico y al streaming. Así, toda la programación de Warner para 2021 iba a pasar a ser también parte de la programación de HBO Max, en orden de hacer más atractivo el servicio pero a costa de dejar en el camino a los cines y, con ello, la única vía que garantiza rentabilidad para unas producciones de 200 millones de presupuesto, como expone uno de los ejecutivos recientemente despedidos de WarnerMedia.

Jason [Kilar] cree, erroneamente, que cualquier pieza de contenido disponible en otro sitio que no sea HBO Max devalúa HBO Max. Jason está renunciando a miles de millones en ingresos al dar la espalda a licenciar para preservar contenido para HBO.

Cómo de efectiva ha sido la medida? Los últimos informes hablan de que HBO Max habría sumado 4 millones de suscriptores desde septiembre, así que el crecimiento ha sido lento. ¿Cómo ha recibido Wall Street la noticia que más va a trastocar el mercado cinematográfico en los próximos años? Básicamente, con indiferencia.

¿Las consecuencias más directas de esta decisión? Ya hemos visto que cineastas del calibre de Christopher Nolan no están nada complacidos con este cambio de la noche a la mañana y sin previo aviso. Varios creadores ya eran reacios a que sus producciones terminen en el streaming en lugar de pasar primero por las salas de cine. Por si fuera poco, esta decisión complica algunos de los beneficios derivados de los resultados en taquilla, ya que algunos actores y directores suelen tener cláusulas en sus contratos que especifican bonus en caso de una buena recaudación en taquilla. Desde WarnerMedia no han especificado cómo van a compensar dichas cláusulas.

Pero además de eso, desde las propias oficinas de HBO ya ven cómo la cultura de la cadena se ha visto quebrantada de forma irreparable. Las relaciones con los creadores que han llevado décadas construir a base de grandes éxitos de prestigio como Los Soprano o Juego de Tronos parecen haberse fracturado, y desde la directiva de WarnerMedia y AT&T la consigna parece la de seguir creando contenido sin pararse tanto en la calidad, además de sondear la posibilidad de crear una versión de HBO Max sostenida con anuncios. Así lo expresa un antiguo directivo de HBO.

Si HBO destacaba por algo, era por hacer un producto para el consumidor, no para el anunciante. No es que John [Stankey] sea desagradable. Él no tira cosas. Simplemente no sabe tanto de televisión como cree y no quiere ser cuestionado.

¿Y ahora?

Los analistas no parecen tener claro que la medida resulte beneficiosa para AT&T a largo plazo. La compañía tecnológica vio potencial a la hora de tener entre sus activos un estudio de cine con el catálogo tan impresionante como el de Warner Bros., pudiendo alterar la forma en la que se distribuyen y consumen contenidos. No obstante, el crecimiento de AT&T ha sido limitado y está perdiendo ante el crecimiento de su competencia, como es el caso de Verizon.

Muchos expertos se atreven a vaticinar que eventualmente AT&T se quitará la manta de la cabeza y optará por desprenderse de WarnerMedia. O, al menos, la junta directiva va a pedir la cabeza de Jason Kilar por estar dilapidando dinero para poder incorporarse a una carrera en la que Netflix, Disney y Amazon llevan varios kilómetros de ventaja.

VíaCNBC
Artículo anterior«Hemos pasado del mejor estudio de cine al peor servicio de streaming»: Nolan y otros cineastas estallan contra Warner y HBO Max
Artículo siguienteNancy Meyers, en 5 películas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.