Muchas de las críticas contra el Universo DC de Zack Snyder se volcaron contra él, a pesar de que no era uno de sus peores elementos (tampoco el mejor), pero es indudable la presión a la que se sometió a Ben Affleck desde que se anunció que iba a ser el nuevo Batman. El actor interpretó al caballero oscuro en dos ocasiones, en Batman v Superman y en la Liga de la Justicia, esta última haciendo mella en su confianza y sus ganas de seguir en la franquicia.

En un perfil publicado en el New York Times, Affleck se ha sincerado sobre sus problemas personales y más concretamente sobre sus problemas con la bebida. El actor estrenará pronto The Way Back, donde interpretará a un entrenador de baloncesto de instituto con alcoholismo, y ha hablado de su propio alcoholismo y cómo necesitaba parar. El desastroso rodaje de la Liga de la Justicia fue lo que, según comenta, terminó de agotar su interés.

«El guión es bueno», pero…

Affleck fue contratado con planes de seguir su trayectoria como Batman en una nueva película que él mismo iba a escribir y dirigir. Aunque en su momento comentó que no terminaba de dar con el guion, lo que justificó su salida del proyecto y la entrada de Matt Reeves y Robert Pattinson para hacer The Batman, en la conversación habla de que sí tenía escrito el guion: «Le enseñé a algunos el guion de ‘The Batman’. Me dijeron ‘el guion es bueno. También creo que te emborracharás hasta morirte si vuelves a pasar por lo que has pasado'».

Aparentemente, no parece que Affleck esté echando de menos volver a ponerse la capucha y la capa. Aparte de The Way Back, el actor aparecerá en el inminente estreno de Netflix Su Último Deseo, en un thriller erótico con Ana de Armas en Deep Water, en la nueva de Ridley Scott, The Last Duel, co-protagonizando y co-escribiendo el guion con Matt Damon, y ya piensa en su próximo proyecto como director.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments