Vin Diesel, dinamo del cine testosterónico sin vergüenza. Barrilete cósmico de las camisetas sin mangas (y de las de mangas largas). Motor de franquicias como Fast & Furious o Pitch Black. Todos elementos que vienen a la mente cuando se menciona su nombre, pero pocos piensan en él como un director de cine. Y menos uno capaz de impresionar a una leyenda del cine, como mínimo, a la altura de su energía como estrella.

Pero así es, Diesel llegó a dirigir en 1997 un largometraje, Strays, y antes de eso llegó a hacer un corto llamado Multi-Facial. Este último atrajo la atención, nada menos, del gran Steven Spielberg, que terminó tan impresionado que acabó escribiendo un papel para el actor en su film de guerra Salvar al Soldado Ryan. Su relación desde entonces ha sido bastante amistosa.

En una reciente entrevista para The National, Diesel habla de cómo Spielberg le ha animado recientemente para que vuelva a dirigir una película: «Hace poco le vi, y me dijo: ‘Cuando escribí el papel para ti en ‘Salvar al Soldado Ryan’ obviamente estaba contratando al actor, pero en secreto estaba despertando al directo que hay en ti, y no has dirigido suficiente. Es un crimen para el cine y debes volver a la silla de director'».

¿Qué podría animar a Diesel a volver a dirigir? Él tiene todavía en mente su proyecto soñado de Aníbal Barca: «Por mucho que estoy agradecido de mis logros, hay momentos en los que pienso ‘Dios, prometiste al universo, especificamente, hacer la trilogía de Aníbal, y no lo has hecho todavía. Has viajado por todo el mundo'».

Diesel también tiene un momento en la entrevista para recordar cuando estrenó Strays en el Festival de Sundance en 1997 y entabló amistad con otro joven cineasta que presentaba película allí, Jon Favreau: «Tiene gracia, ambos éramos alumnos en Sundance como cineastas, y él ha llegado a hacer ‘El Rey León’, ‘Iron Man‘ y todas esas grandes películas. Es fascinante. Me hace pensar ‘Steven [Spielberg] tiene razón'».