Fiona Apple tiene un nuevo disco en ciernes: Fetch The Bolt Cutters, que lanzará próximamente. En un perfil para el New Yorker habla del proceso creativo de este disco, de crear las canciones, de inspirarse en la serie de televisión The Fall para hacerlo, y también ha hablado de cómo ha sido su experiencia dejando las drogas. Y en el camino ha dejado una anécdota potente.

Hablando de su periodo más intenso consumiendo drogas, saca a colación cuando estuvo en una relación romántica con el director de cine Paul Thomas Anderson, y cómo dicha relación estaba muy marcada por el consumo de drogas. Y en esa parte de la entrevista deja la frase de oro:

«Todo adicto debería quedarse encerrado en una sala de cine privada con Quentin Tarantino y Paul Thomas Anderson consumiendo cocaína. Entonces no querrán volver a tomarla nunca más».

Durísimas declaraciones. El perfil completo de New Yorker es igual de apasionante todo el rato.