Para desgracia de los que agradecieron el enfoque cafre y festivo del Hellboy perpetrado por Neil Marshall con David Harbour de protagonista (existimos), la cinta fue un sonoro fracaso de taquilla que buena parte de la crítica también rechazó. Las opciones para una continuación para una continuación parecen nulas, y Harbour lamentó el rechazo que el proyecto encontró casi desde el principio:

Creo que fracasó antes de que empezáramos a rodar porque creo que la gente no quería que hiciéramos la película. Guillermo Del Todo y Ron Perlman crearon esta cosa icónica que pensamos que podíamos reinventar. Y entonces [los fans] de la parte más ruidosa de Internet reaccionaron con ‘No queremos que toquéis esto’. La gente estaba muy muy en contra, aunque están en su derecho.

Es cierto que se puede apreciar una devoción bastante importante por las películas que Del Toro y Perlman facturaron en la década anterior. Tanta que incluso el propio actor rechazó de plano una posible aparación en el reboot del personaje, como muestra de lealtad con el cineasta con el que lleva años trabajando:

Tuve la oportunidad de participar en el reboot y decidí que la única versión de ‘Hellboy’ en la que estaba interesado era la que hice con Guillermo. Así que me distancié de ello, realmente me aparte de ello, y no la he visto o oído demasiado sobre ella. Les deseé lo mejor, pero no entra en mi bailía.

Del Toro tuvo la oportunidad de hacer dos películas sobre Hellboy, con una segunda que estuvo cerca de no suceder y que resultaría impensable hoy día.