Revolucionaria para el género superheroico en su día, y quizá todavía un poco en el presente, Kick-Ass se convirtió en un torbellino de aire fresco que propulsó definitivamente la carrera de Matthew Vaughn y la fiebre por las adaptaciones de originales de Mark Millar. No obstante, durante un tiempo estuvo más cerca de no suceder nunca que de existir.

En el décimo aniversario del estreno de la película, The Hollywood Reporter ha publicado un reportaje hablando con los involucrados en la película para detallar cómo fue el proceso para llegar al resultado final. Vaughn, por aquel entonces, había conseguido hacerse un hueco en la industria tras sus primeros trabajos junto a Guy Ritchie y tras dos trabajos como director: Layer Cake y Stardust. Poco después, decidió que tenía que hacer algo que tuviera la marca de Mark Millar. Así lo recuerda el escritor:

Mi primera llamada con Mathew duró tres horas. Realmente queríamos hacer algo juntos. Vaughn acabó invitándome al estreno de Stardust, que iba a celebrarse la semana siguiente.

Matthew me preguntó si tenía algo a lo que pudiera echar un vistazo. Por aquel entonces, ‘Wanted’ se iba a adaptar y ‘War Heroes’ había sido seleccionada, pero ‘American Jesus’ no había tenido una oferta formal, así que se lo envié.

En nuestra siguiente llamada, le conté ‘Tengo esta otra cosa llamada Kick-Ass. No está terminada, pero tengo cuatro números de un total de ocho para una primera tirada.

Tras leer los cómics, Vaughn se enamoró del cómic y decidió que quería hacerlo como sea. Dexter Fletcher, cineasta amigo suyo, recuerda que quería hacer un primer minuto de previsualización para convencer al estudio. Mark Strong, actor que ha colaborado varias veces con Vaughn, pensó tras verlo ‘Qué cojones es eso’.

Sin embargo, a Vaugh le costaba atraer el interés de los estudios:

No estaban intrigados. Literalmente todo el mundo que lo vio o leyó el guion respondió ‘No’.

Yo estaba desesperado por hacer una película de superhéroes, y me gustó la propuesta de Mark en el momento en el que la oí. Según Hollywood, era el movimiento equivocado porque nadie quería hacerlo. Eso me hizo tener más ganas, porque me parecía evidente.

Millar detalla un poco más cómo fue el proceso de vender el guion a los estudios, del que llegaron a recibir nueve páginas de notas como respuesta:

Todo estudio que contactamos nos dijo que era horrible.

Decían que Hit-Girl era un desastre, y que la única manera de hacerla posible era que tuviera 25 años en lugar de 10. También dijeron que nadie quería oír hablar de superhéroes que dicen palabrotas y recomendaron que los combates fueran cuerpo-a-cuerpo en lugar de tener cuchillos y pistolas.

Para poder realizarla, Vaughn acabó hipotecando su casa para que sirviera de financiación. También convenció a Brad Pitt, con quien coincidió haciendo Snatch: Cerdos y Diamantes, para sumarse al proyecto. Pitt colaboró como productor, aunque se llegó a ofrecer el papel de Big Daddy. Finalmente, el rol acabó en manos de Nicolas Cage:

Sabía que Nic amaba los cómics y los superhéroes, y este guion era una carta de amor a los superhéroes. La película se imagina cómo sería si el fanboy definitivo decidiese ser un superhéroes, y mucha gente sintieron, erróneamente, que se estaba atacando al género, pero sabía que Nic lo pillaría.

Poco después, el proyecto tomó forma. Se consiguió a un sólido reparto de jóvenes actores para los papeles principales y se realizó el rodaje con un prepuesto de 28 millones de dólares, pero con mucho espíritu de cine indie. Incluyendo coches de 200,000 dólares, más valor de lo que algunos actores cobraron por la película.

Finalmente, Vaughn recuerda proyectar parte del metraje en la Comic-Con de San Diego de 2009, intentando buscar distribuidor. Mientras se bromeaba con que “el presupuesto para catering de Avatar era superior al de nuestra película”, se mostraron clips de la película y esta fue la reacción

Cuando mostramos los clips, podíamos sentir cómo la audiencia se inclinaba y entonces todo el mundo estallaba en aplausos. Fue ese apoyo, tanto en la sala como online después, que cambió la tendencia con los estudios. Su respuesta pasó a ser ‘Espera, ¿qué? ¿A la gente le gusta ésto?’.

Vaughn también recuerda como fue la respuesta inicial de la película en abril de 2010:

Me sentí validado en la SDCC, después de vender la película [a Lionsgate] me sentí validado, y luego el fin de semana del estreno fue raro para mí. La peli costó 28 millones y ese finde recaudamos 19 millones, con una película para mayores de 18 de unos superhéroes desconocidos, y pesé ‘¡Woohoo!’. Entonces me llegan todos estos emails de ‘Lo siento, tío, no ha funcionado como pensábamos’.

Fue otro caso de Hollywood subiendo sus expectativas y proyectando 40 o 50 millones de recaudación y ahora 19 millones era una decepción. En Hollywood a nadie le gusta lidiar con la dura realidad. Yo estaba extasiado con lo logrado por una película sin marca, para adultos y lanzada en abril, y la peli se sostiene con el tiempo. Cuando vi ‘Deadpool’, me sentí reivindicado porque la gente estaba haciendo pelis de superhéroes para adultos y estaba funcionando.

Viendo la respuesta positiva que ha tenido la película en estos años, y la mencionada influencia en películas como Deadpool, puede decirse que Vaughn y Millar salieron triunfantes con esta adaptación.