El podcast de Roger Deakins se está mostrando como un lugar estupendo para discutir el arte de hacer películas. Además de ilustres directores como Sam Mendes y Denis Villeneuve, que han trabajado con el director de fotografía, por el podcast han pasado ilustres nombres como Bill Pope, otro maestro en el arte que ha trabajado en proyectos seminales como Scott Pilgrim contra el mundo o la trilogía de Matrix.

De esta última estuvo hablando en el podcast en su última entrega. A la hora de hablar de las secuelas, Pope no guarda un grato recuerdo y menciona que fue un rodaje bastante más duro que el realizado para la película original. Y, además, ve a Stanley Kubrick como el causante de todos sus males:

Todo lo que fue bueno sobre la primera experiencia no fue bueno en las últimas dos. Ya no éramos libres. La gente te estaba observando. Había mucha presión. En mi corazón, no me gustaron. Siento que debimos haber ido en otra dirección. Hubo mucha fricción y muchos problemas personales, y se mostró en la pantalla, siendo sincero. No fue mi momento más elevado, o el de cualquiera. Las [hermanas] Wachowski leyeron este maldito libro de Stanly Kubrick que decía ‘Los actorees no hacen interpretaciones naturales hasta que los agotas’. ¡Asú que a hacer 90 tomas! Quiero desenterrar a Stanley Kubrick y matarle [risas].

Las Wachowski adoptaron la mentalidad de hacer múltiples tomas de una misma escena, para desgracia de Pope todos los involucrados que tuvieron que aguantar “90 tomas de muchas cosas”. Al rodas ambas secuelas de manera consecutiva, la experiencia fue mucho más agotadora para el equipo.

Hay algo sobre hacer un rodaje tan largo, 276 días de rodaje, que te entumece la mente y el alma y acaba entumeciendo la película. Piensas en ‘El Hobbit’ donde [rodaron] una, dos y tres y las películas están entumecidas. En los libros no sientes esos porque lo puedes coger y dejarlo. En un rodaje de una película es demasiado largo. Hay un límite de lo que puedes tomar.

No obstante, Pope admite que mira ambas secuelas “con respeto” y mientras trabajaba en el transfer 4K para dichas películas acabó escribiendo a las directores, ademas de a Keanu Reeves y a Carrie-Anne Moss, para decirles que “deberían estar orgullosos de ellas”.