No parecía The Eyes of Tammy Faye una película que fuera a captar demasiado la atención, más allá de una potencial trayectoria en temporada de premios para sus actores principales. No parecía… Hasta que se pudo ver. Jessica Chastain, en el rol protagonista de Tammy Faye Messner, apareció en las primeras imágenes de la película luciendo irreconocible e Internet no pudo evitar fijarse. Fijarse muy fuerte.

La peluca, la mandíbula prostética, el acento con el que habla, las inquietantes reminiscencias a Carmen Sevilla. Es ciertamente una transformación que no puedes dejar de ver. Quién sabe si este fervor se traducirá en asistencia para ver The Eyes of Tammy Faye el próximo 24 de septiembre en cines, pero desde luego abre la puerta a hablar de la quizá no tan recordada gran figura del evangelismo televisado norteamericano. Esta fue Tammy Faye Messner.

  • Su matrimonio con Jim Bakker: En 1960 conoció al que sería su principal mano derecha sentimental y empresarial, en el North Central Bible College de Minneapolis. Un año después, cuando ella tenía 19 años, se casaron y se mudaron a Carolina del Sur, donde se dedicaron a predicar la palabra divina, con Jim oficiando y Tammy cantando para dar más relumbrón a la liturgia. Juntos fueron dando forma a una nueva etapa para el evangelismo como fenómeno masivo.
  • Televisión: Ambos presentaron un popular programa infantil llamado Jim and Tammy, y crearon una marioneta que difundiera el mensaje evangélico para la televisión cristiana. Pero su mayor salto llegó en 1973, con The PTL (Praise the Lord) Club, que llevó su liturgia evangelista a otro nivel. Sus misas de alto valor de producción, con carácter de show televisivo con sus espectáculos y canciones, además de valores tradicionales, se volvieron tremendamente populares, y les permitió explotar su mensaje de «teología de la prosperidad».
  • ¿Teología de la prosperidad?: Esta tendencia vendía (literalmente) que la mejor manera de llegar a la abundancia financiera y física era a través de donaciones a organizaciones que difundieran la palabra de Dios. Casualidades de la vida, los Bakker tenían un programa que difundía dicha palabra, así que promulgaron el mensaje de que una donación se convertiría en beneficio económico y salud física por acción de Dios. El matrimonio también se encargaba de montar telemaratones para fomentar las donaciones por parte de los miembros de la comunidad cristiana. Entre esto y los múltiples negocios que gestionaban a través de su fundación, se calcula que The PTL Show generaba unos 120 millones de dólares anuales.
  • Caída en desgracia: Por supuesto, algo no cuadraba. Los Bakker promulgaban un mensaje de compartir la riqueza para lograr el favor divino a través de su programa, pero al mismo tiempo ellos se volvieron imagen de la abundancia y opulencia, con múltiples negocios (incluyendo un «Disneyland cristiano», cerrado en 1989), salarios anuales abultados, múltiples lujos (Faye en concreto despertó sospechas por sus múltiples compras, que ella justificaba diciendo que «buscaba bien las gangas»). Años más tarde, la agencia tributaria descubriría que millones de dólares que, en principio, iban destinados a misiones en otros países, en realidad eran desviados para uso personal y otros tejemanejes empresariales. Jim Bakker fue acusado de fraude y conspiración, por los que fue condenado a 45 años en prisión y una multa de 500.000 dólares. Tammy, por otro lado, se fue sin cargo alguno contra ella.
  • Escándalos: Además del fraude montado, se destaparon otros escándalos relativos a la familia Bakker. En 1987, una secretaria de la iglesia familiar acusó a Jim de violarla cuando tenía 21 años. Este pagó 200.000 dólares para evitar el juicio, pero tuvo que ser relevado al frente del conglomerado de PTL por Jerry Falwell, que además acusó a Jim de actividades homosexuales. Tammy Faye, por su parte, tuvo problemas de drogadicción con medicamentos recetados, que la llevaron a un caso grave en 1987 que condujo a su ingreso en la clínica Betty Ford de rehabilitación.
  • Activismo LGTB: A pesar de las posturas abiertamente homófobas de la Iglesia cristiana contra los colectivos homosexuales, Faye se solidarizó con dichos colectivos durante la propagación del SIDA. Tuvo notoriedad una entrevista en su programa, donde charló con un pastor evangelista homosexual que padecía la enfermedad pero había logrado sobrevivir cuando muchos por aquel entonces morían masivamente. Messner tuvo una conversación abierta, donde además animó a los espectadores y al resto de la comunidad cristiana a empatizar con el colectivo LGTB, especialmente con los afectados durante la epidemia.
  • Segundo matrimonio e icono popular: En 1992 se divorció de Jim Bakker tras las múltiples acusaciones y delitos de fraude. Años después se casaría con Roe Messner, un contratista de construcción, que también recibiría una acusación de fraude en 1993. Pero su nueva etapa vital estaría marcada por su consolidación como icono popular, además de recibir el cariño de la comunidad gay por su activismo a la hora de normalizar su situación (o por ser más receptiva que la media, que entonces ya era algo). Faye moriría finalmente en 2007, a causa de un cáncer de colon que se le había diagnosticado años antes.
Artículo anteriorRegresa a la esencia de la Habana con Buena Vista Social Club y ‘Vicenta’, tema inédito para su reedición del 25 aniversario
Artículo siguienteButterfly 3000: los australianos King Gizzard & the Lizard Wizard ponen en streaming por sorpresa su enésimo disco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.