Probablemente el superhéroe más popular de la factoría Marvel. Quizá por su carácter de adolescente pasando a marchas forzadas por las responsabilidades de la vida, por su carácter de clase obrera apurado siempre por las presiones económicas o porque, simplemente, ver a un tío en mallas columpiándose con telarañas es un pasada. También ha sido popular en su paso a la pantalla, que ha tenido desde un show televisivo de presupuesto exiguo que ha derivado en películas televisivas (que hemos decidido omitir hoy) a un multiverso con diferentes versiones del personaje a lo largo de los años.

Hoy repasamos todas esas versiones, desde la de Sam Raimi a la más actual de Marvel (se excluyen las películas de Vengadores donde hace más un cameo glorificado), pasando también por algunas derivaciones muy pertinentes a tratar. Porque algo hay que hacer mientras sigue sin salir el tráiler de Spider-Man: Sin camino a casa.

10. The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro (2014)

Sin haber aprendido los errores de Spider-Man 3, la secuela de Marc Webb cae de nuevo en un incomprensible error de sobrecargar la película con demasiados villanos, demasiadas tramas para desarrollar (aunque no llega a hacerlo del todo con ninguna) y un tono absolutamente inconsistente. Aunque eso sería darle más mérito del que en realidad posee, ya que sólo medio funciona en las escenas románticas entre Peter Parker y Gwen Stacy.

Los villanos son un tanto de chichinabo, con motivaciones bastante simplonas y orígenes un tanto ridículos (la escena de Electro por Times Square es de no creer, especialmente con esa horrenda canción de Pharrell Williams sonando de fondo). Y luego está ligar de manera tan ostentosa el origen de Spider-Man con un conglomerado empresarial diabólico (pero sin muchas ganas de darle un azotito a las grandes corporaciones capitalistas, más allá de ese joven Elon Musk de pacotilla en que convierten a Harry Osborn).

Al menos hemos tenido el Rhino de Paul Giamatti, una maravilla que debería haber continuado Marvel Studios de alguna forma (aún están a tiempo).

9. Venom (2018)

Tras varios años de intentar hacer un spin-off con el villano simbiótico, se le colocó como el primer paso de un universo cinematográfico de villanos de Spider-Man, algo que claramente hacía falta. Y aunque parece que descartaron en un principio un enfoque de Josh Trank que iba a parecerse a La Máscara, es posible que Tom Hardy escuchase dicha idea y la aplicase por su cuenta durante el rodaje de la película.

Así, tenemos dos películas en una: el blockbuster superheroico genérico, aburrido, cargado de efectos indescifrables y acción mal rodada, y la comedia física que el actor se cree que está haciendo y que, las cosas como son, es lo que más funciona en una película disfuncional. Si hay que seguir explotando este personaje, que sea por esa vía.

8. The Amazing Spider-Man (2012)

Apresurados en Sony por hacer otra película de Spider-Man para no perder los derechos del personaje, lo que iba a ser una cuarta película con Maguire y Raimi terminó convirtiéndose en un reboot con Andrew Garfield y Marc Webb. Aunque Garfield defienda con bastante soltura el personaje, siendo creíble como chaval, divertido y raro hasta cierto punto, y Webb deja algún buen momento intimo de instituto, la película se desangra por varios frentes, problema derivado de tener tres o cuatro guionistas, cada uno acentuando la película hacia una dirección diferentes.

En muchos aspectos la película se siente un remake de la primera de Raimi, con muchas similitudes en la historia de origen y hasta varios puntos argumentales variados ligeramente (y normalmente para un resultado peor, tomad la muerte de Tio Ben como ejemplo). En otros, parece querer ser una historia de amor de instituto, pero parece cansarse de eso rápido. Y luego está el querer darle una patina más oscura y de excesiva solemnidad a la historia de los padres de Peter, en un intento burdo de subirse a la ola de respetabilidad de Batman Begins. Demasiados frentes abiertos, demasiadas tramas que terminan apuntando a temas a medio desarrollar. Tampoco la acción es para tirar cohetes, aunque en las escenas donde Spider-Man no tiene que pelear contra un largarto CGI feo y gigante resulta más lograda. En resumen, una película fallida y algo frustrante por momentos.

7. Spider-Man 3 (2007)

Después de que Raimi demostrase mejores resultados con mayor libertad para volar, tiene sentido que para la siguiente película la decisión fuese… limitar su aportación creativa y hacerle meter villanos y personajes en los que no tenía interés (?). Spider-Man 3 es una película muy rara precisamente por la naturaleza conflictiva con la que partió, con el director tratando de empujar la historia hacia la crisis de identidad del héroe, cerrar el arco entre Parker y Osborn, y hacer un poco el ganso con cosas como el Hombre de arena, mientras que el estudio ponía notas para que Venom fuese el elemento central, así como generar tensión romántica con la introducción de Gwen Stacey.

Nada de ello logra funcionar, ya que la película intenta hacer malabares con cinco tramas principales que hacen que la película se sienta, al mismo tiempo, muy larga y poco desarrollada. Aunque precisamente funciona más en los momentos más tontorrones y que más se han convertido en meme (sí, el Parker bailongo mola, superadlo). Sin embargo, a Raimi se le nota quemado y no es de extrañar que decidiese apartarse de la franquicia.

6. Spider-Man: Lejos de casa (2019)

La primera mitad de esta  película está profundamente fracturada porque resulta imposible creerse  que los villanos sean un puñado de gigantes CGI de agua, fuego y tierra  (incluso sin saber nada sobre Misterio). ¿Cuando la peli te revela al  fin sus cartas? Ahí ya hace click, porque todo lo de Misterio es un nada  disimulado golpe a la manera de operar de Marvel. La secuencia de  pesadilla es el highligh de esta película, aunque sea prácticamente 100%  animada (o quizás por eso). El tono ligero de John Hughes, esta vez de  vacaciones por Europa, funciona, aunque ya va tocando que prueben otra  cosa. A ser posible, otra cosa con más Zendaya.

5. Venom: Habrá matanza

Llamar a esta secuela una mejor con respecto a la original sería no decir mucho y no haría del todo justicia a una de las películas más comiqueras recientes. Tom Hardy y Andy Serkis como director identifican a la perfección lo (poco) que funcionaba de la anterior cinta y lo amplifican al once, desde la comedia física del propio actor, una violencia muy grotesca y macaba (y muy bestia, incluso para no tener tanta sangre ni desmembramientos para mantener esta película apta para adolescentes) y la relación romántica (¿tóxica?) entre el personaje principal y su simbionte.

Su tono de comedia romántica, un aspecto visual muy cómic y una ideal duración de 90 minutos consiguen compensar varios de sus problemas, desde la trama de los villanos (incluyendo la «conexión» entre Eddie/Venom y Cletus/Matanza) a el mismo tercer acto largo con mucha acción de moco CGI indistinguible (aunque al menos no está en juego la destrucción del planeta o la misma movida de siempre).

4. Spider-Man (2002)

Tras años (décadas) intentando salir adelante en su desarrollo, incluyendo una versión escrita por James Cameron que ha terminado siendo el caldo primigenio de esta, Spider-Man llegó a la gran pantalla a través de Sam Raimi y con la cara de Tobey Maguire. Raimi, apasionado fan de los cómics y de la Marvel en particular, traslada con mucho acierto la estética comiquera, al mismo tiempo que aprovecha sus dotes como narrador visual para trasladar las características y poderes del personaje a lenguaje cinematográfico, haciendo que la película esté impecablemente contada en ese aspecto.

Tonalmente sigue teniendo pie y medio en la década de los noventa, pareciendo más una peli de 1998 que de 2002 (incluyendo el CGI, pero tampoco hace falta ponerse muy puntilloso con eso), así que está más envejecida de lo que cabría esperar. Su historia de origen es ejemplar, aunque también poco especial tras más de 20 años con este modelo de historias.

3. Spider-Man: Homecoming (2017)

Es bastante refrescante que el último reinicio de Spider-Man sea para  tener aventuras más cotidianas y que no sean de salvar al mundo de  destrucción inminente. El tono de peli adolescente de John Hughes que le  dan sigue sentando bien, se clava el agobio del personaje por no llegar  nunca a nada, el Buitre de Michael Keaton funciona de perlas, la música  de Michael Giacchino mola y tiene a Marisa Tomei. Es una película tan, tan simpática, y que no pide disculpas por ser intrascendente (no como otras de la factoría Marvel, que son intrascendentes pero te venden lo contrario), que se le coge cariño. Ah, y sí, Tom Holland es un acierto de casting.

2. Spider-Man 2 (2004)

La cima del arácnido en la gran pantalla y en acción real se da en esta secuela donde Raimi se muestra desatado. Además de tener el lujo de poder desplegar varias de sus ideas más chifladas, ya sean sus movimientos de cámara y zooms extremos o conceptos propios del género «mad doctor» (con su cúspide en la memorable escena del quirófano), o tomarse el lujo de no petar la película de más escenas de acción, sino explorar con más calma aspectos dramáticos más adultos: tener la vida pasándote por encima, cuestionarte todo el rato si es posible conciliar ser feliz con asumir tus responsabilidades, las relaciones con la gente que te importa o cómo llego a fin de mes cuando ya he gastado mis últimos 20 dólares en un regalo triste para mi crush.

Mención especial a la mejor escena de todas estas películas, además de una de las imágenes más poderosas del cine de superhéroes: todos los ciudadanos recién salvados alzando al héroe desfallecido como si fuese Jesucristo, y protegiéndole cuando el villano vuelve a por él. Es una película que no le falta nada, y encima añade a Alfred Molina, que sube la nota final un punto por lo menos.

1. Spider-Man: Un nuevo universo (2018)

Matizamos antes lo de acción real, porque la verdadera cima de la Spidermania es esta libre y creativa cinta animada que cada vez se le queda más cara de cima del género superheroico de la última década. No sólo es por su habilidad de mezclar estilos de animación, de su poderoso diseño visual, su bien trabajada acción y por todas las bien hiladas referencias, sino por como aprovecha todo eso para el viaje de su personaje principal.

Hacer una movida como el Spiderverso puede ser abrumador y confuso, pero el equipo de Sony Animation, impulsados por el espíritu irreverente y fresco de Christopher Miller y Phil Lord, logra que todo fluya de manera orgánica, que todas las bromas metareferenciales funcionen a favor del relato, que todas las Spider-personas reflejen parte del espíritu del personaje (y no sólo los repetidos esquemas de origen de los que abiertamente se burla pero también realiza con buen gusto) y que te quedes atrapado en cada escena. Es una película total que va a ser complicado de replicar.

Artículo anteriorLas cinco mejores interpretaciones de Tom Hardy
Artículo siguienteKedr Livanskiy – Liminal Soul

16 Comentarios

  1. De acuerdo con los dos primeros puestos, son clarísimos.
    Pero en desacuerdo con el poco amor a las películas de Garfield, que ni lo tuviveron entonces ni lo tienen ahora con la perspectiva que da el tiempo. Para mí, tanto a nivel de tono como de desarrollo de personajes y trabajo actoral se comen a las comedietas de Kevin Feige, donde convierten a uno de los superhéroes con los que más me idenfiqué de chaval por sus agobios y dificultades, en un feliz nene guay apadrinado por un multimillonario. Trajes high-tech incluidos.

  2. Totalmente de acuerdo, este último spiderman no es lo que siempre fue, el es mucho más que los avengers juntos, no el niñito fresa de estas pelis, hasta a más hijos les gusta más Garfield que Holland

  3. En mi opinión esta algo mal ordenada en los últimos 5 puestos ya q a mi parecer, la mejores películas de spiderman son las de Sam Reimi (del 2002 y 2004) ya que es muy fiel a los cómics, tiene como villano central al duende verde y muestran los orígenes de spiderman con un Peter Parker nerd, tímido y poco popular; quiero hacer énfasis a que para la época era algo fresco e interesante. En cambio la película «un nuevo universo» tiene ciertos puntos malos como una historia algo aburrida ya que es algo cliché para esta época porque la historia se basa en la del spiderman original, los villanos muy sobrecargados como (the amazing spiderman 2), no digo que sea mala también tiene ciertos puntos que la salvan como sustituir al dr otto de hombre a mujer, el estilo de animación que utiliza y los efectos que se ocupan como los globos, viñetas, etc. Como en los cómics pero al fin y al cabo es mi opinión. Gracias

  4. En mi opinión sería mejor
    9.- Spider-Man 3 TAMS 2 Venom y NWH
    3.- ITSV
    2.- TASM y Homecoming
    1.- Spider-Man 2002 y su secuela
    A muchos niños les va a doler, pero ITSV está lejos de ser la mejor película de Spider-Man, por qué la trama tiene que desarrollar un Spider-Verse que siendo honesto, es muy apresurado, y no se trata del Spider-Verse, solo se trata de Miles en busca de cumplir con el objetivo del antiguo Spider-Man, y los otros Spider-Man o solo son secundarios o solo están de puro relleno, se la creo más a las películas que puse arriba de esa.

  5. Pésimo orden de las películas, al parecer solo viste los comentarios de otros posts, lo único en que concuerdo es las Garfield esas son las peores y poner una película de animación no lo veo adecuado ya que hay muchas otras mejores.

  6. La verdad solo se que el peor Spider-Man es el de Miles Morales porque dependió mucho de los otros Spider-Man y está muy lejos de alcanzar a los otros Spider-Men pero bueno, es tu opinión y se respeta, pero no creo que la mejor película se la del Spider-Man de Miles Morales

  7. La verdad que no entiendo en que te basaste para determinar el orden de «peor a mejor», teniendo en cuenta los tiempos o épocas en las que fueron rodadas las películas y los distintos directores. Cada uno tenía su punto de vista y para cada momento de película los contextos actorales tanto como la tecnología hacían de esas películas algo único para ese momento.
    Para cada película había una historia diferente para Spiderman, tres puntos de vistas distintos según cada director, un reflejo de lo que a cada uno le parecía como era Peter Parker

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.