Si algún día nos animamos a realizar una lista con las mejores canciones de los últimos años, todos mis votos serán para ‘Du hast’. Con ella Rammstein consiguieron conciliar a heavies y metaleros con pijos, rockeros, indies, poperos y amantes de la electrónica. Al fin los sonidos más duros entraban directamente a la pista de baile por la puerta grande poniéndonos a danzar a todos juntos y revueltos.

Por mucho que el sector más heavy (del variopinto público que abarrotó anoche el BEC) nunca lo admita, lo de ayer fue la mayor y más explosiva discoteca de este siglo XXI. Rammstein tocaban en Bilbao por primera vez y era el momento de presenciar en vivo ese gran espectáculo del que tantas veces habíamos oído hablar. Un gran circo en el que las fieras ya no dan miedo porque están demasiado amaestradas.

Pienso que agresividad y provocación son los dos pilares sobre los que los alemanes han basado su trayectoria y dos de las claves de su éxito internacional, pero desafortunadamente ambas cosas se han ido perdiendo en el camino. Con su nuevo disco Liebe Ist Für Alle Da tenían la oportunidad de recuperarlas y regresar al sonido de sus gloriosos primeros discos, pero, aunque hay un acercamiento, no lo han conseguido.

El mayor y posiblemente el único fallo del concierto de ayer fue centrarse tanto en su último trabajo, del que interpretaron nueve de sus once temas, lo que obligó a dejar fuera singles mucho más potentes de su primera etapa como ‘Du riechst so gut’ y todas las posibles sorpresas en un setlist en el que me hubiera gustado que estuvieran su versión de Kraftwerk ‘Das Modell’ o la de Depeche Mode ‘Stripped’ y ese ‘Te quiero Puta’ que hubiera sido un puntazo.

Con una puntualidad poco habitual, cada uno de los componentes de Rammstein hizo su aparición destrozando parte de un gran muro situado al fondo para arrancar con ‘Rammlied‘ a la que siguieron ‘B*******‘ y ‘Waidmanns Heil’. Tres temas demasiado recientes para un inicio de concierto que resultó más frío de lo que podíamos esperar. Era el momento de caldear el ambiente y recurrir a temas antiguos como ‘Keine Lust‘, el celebrado ‘Weisses fleisch‘ de su primer disco y el conocido por todos ‘Feuer Frei!‘ con tres enormes llamaradas de fuego lanzadas por la boca.

Fue precisamente el fuego el mayor protagonista de la noche. El espectáculo de Rammstein consiste en hacer explotar y arder todo lo que se les pone por delante: unos muñecos colgados del techo, un enorme surtidor, latas de gasolina y hasta un personaje que corre por el escenario ardiendo en llamas. Un juego de pirotecnia que, aunque adorna, tampoco impresiona pues ya contamos con él y al final da un poco la impresión de que tiene que haber fuego porque así lo han hecho hasta ahora, sin otra justificación.Rammstein BEC 5Tengo la sensación que ellos mismos se autocensuran, los polémicos temas de los que hablan en sus canciones no tienen ningún tipo de representación en el escenario para no escandalizar a nadie. Creo que con unas enormes pantallas con impactantes imágenes conseguirían sorprender más que tantos fuegos artificiales.

Hasta su pornográfico ‘Pussy‘ se limita en directo a un inocente cañón disparando espuma y confetti para todos los públicos. Un poco de mala leche hombre, que sois Rammstein y no Tokio Hotel.

Me quedo con la parte final del concierto, el momento en el que atacaron con uno de sus clásicos ‘Links 2 3 4‘, para llegar al climax de ‘Du hast‘ (que les quedó un poco deslucida) y concluir con el carácter festivo de su último single ‘Pussy‘. Técnicamente estuvieron impecables, el sonido fue perfecto y en este sentido no defraudaron, como no lo hizo Till Lindemann como maestro de ceremonia.

Hubo dos sets de bises y hasta aquí se empeñaron en promocionar su último disco, del que reservaron ‘Haifisch‘ que acompañó a dos de los grandes temas de su álbum Mutter, ‘Sonne‘ y ‘Ich will‘. Con ‘Rosenrot Seeman‘ hicieron el numerito de navegar sobre las cabezas del público en una balsa inflable y un apoteósico ‘Engel‘ puso el punto final dejando sólo en el escenario a su teclista Flake, otra de las piezas claves en la banda que ayer lo bordó.

Creo que lo tenían muy fácil para ofrecer el concierto perfecto, bastaba con no dar tanta importancia a su reciente disco y centrarse más en sus tres primeros, así como sorprendernos a todos con una novedosa puesta en escena. Prefieren conformarse con un notable alto rozando el sobresaliente cuando lo suyo era de 10, pero a la salida ni una sola persona se quejaba. Eso sí, todo aquellos que no era su primera vez coincidían en que la otra había sido más salvaje.

Este fue el setlist completo del concierto de Rammstein en el BEC:

1. Rammlied
2. B*******
3. Waidmanns Heil
4. Keine Lust
5. Weisses fleisch
6. Feuer frei!
7. Wiener Blut
8. Frühling in Paris
9. Ich tu dir weh
10. Liebe ist für alle da
11. Benzin
12. Links 2-3-4
13. Du hast
14. Pussy
——–
15. Sonne
16. Haifisch
17. Ich will
——–
18. Rosenrot Seeman
19. Engel

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments