Mientras la segunda ola de la pandemia está golpeando con fuerza Europa, se siguen descubriendo y hallando evidencia sobre el comportamiento del virus en ciertos escenarios. Los conciertos han sido uno de los eventos de ocio más afectados por esta pandemia, teniendo que aplicar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los asistentes mientras las autoridades gubernamentales les paraban los pies a la menor oportunidad.

Mientras tanto, llegan noticias que pueden ser esperanzadoras para esta clase de eventos. Científicos alemanes prepararon un concierto bajo cubierto en agosto para poder estudiar la propagación del Coronavirus en dicho escenario. En el estadio de Leipzig se celebró una actuación de Tim Bendzko con 1.400 asistentes voluntarios con mascarilla, con los investigadores probando diferentes tipos de distribución del público: con distancia social, con distancia parcial y sin distancia.

Los resultados aún tienen que pasar por la revisión por pares para poder extraer conclusiones, pero lo que los investigadores parecen haber hallado es que el “riesgo de infección es muy bajo” en un evento de esta clase. 

Por supuesto, todo condicionado por factores como el estricto cumplimiento de los protocolos establecidos, con limitación de aforo e higiene estricta, así como un adecuado sistema de ventilación, pero la conclusión del estudio parece ser que “no hay motivo para no celebrar un concierto así”.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments