Anuncios

A Winged Victory for the Sullen — Iris OST

Han vuelto. Y tan magníficos como siempre.


En septiembre del 2015 murió Carmen Balcells, una muy prestigiosa agente literaria que tenía en cartera, entre otros, a Gabriel García Márquez o Mario Vargas Llosa, además de otros ya fallecidos pero igual de emblemáticos (Pablo Neruda, Camilo José Cela…). De ella se decía que había llegado a tal punto de grandiosidad en su trabajo que no buscaba clientes, sino que eran ellos los que le suplicaban que apuntase su número de teléfono.

Tirando de hipérboles, algo similar se podría decir del disco que hoy nos ocupa. De nuevo una banda sonora, que parece que me encasillo últimamente. En este caso de Iris (Erased Tapes, 2016), dirigida por Jalil Lespert, y musicada por A Winged Victory for the Sullen. O, lo que es lo mismo, Dustin O’Halloran y Adam Wiltze. Un dúo de ambient, neoclásica y drone del que ya os habíamos contado maravillas en su anterior Atomos (Erased Tapes, 2014).

Iris: empezando la casa por el tejado, como debe ser

En este caso, hablamos de un director que es fan de una banda (sí, llamémosle banda aunque quizás no se ajuste estrictamente a lo que conocemos como tal). Y, al ver que puede, les pide que pongan banda sonora a su última película. Si hay gente lo suficientemente loca como para pensar que ver una peli puede valer la pena aunque solo sea porque tiene una banda sonora notable, más todavía la habrá como para pedir a un ídolo que se venga a trabajar contigo.

Está claro, escuchando estos 42 minutos, que Lespert no se equivocaba (al menos en cuanto al encargo de la música, que la peli no la hemos visto). Lo maravilloso de las cuerdas que inician ‘Prologue Iris’, la intensidad y tensión contenidas de ‘Gare du Nord Part One’ o ‘Galerie’ y la pasión que emana a borbotones en ‘Le Retour en Foret’.

Por poner el inevitable pero, y redundando en lo ya comentado hace pocos días sobre Jóhann Jóhannsson y su Arrival, cuesta un poquito aceptar que cada vez en más casos, los mejores exponentes de la neoclásica actual se irán acercando al mundo del cine, que es donde está la pasta que les permitirá vivir de eso. Disfrutemos, por un lado, de que eso suponga nuevo material cada cierto tiempo, pero por otro, lamentemos la cierta censura creativa que ello implica. Aunque si el resultado es tan fantástico como el de Iris, lo podremos llevar divinamente.

7,77/10

Anuncios