Les vimos en directo presentando Tertia y para mí fue uno de los conciertos del año que acaba; conocían la sala gijonesa y al público, y hubo plena comunión entre ambos. Lástima que en Madrid, quizás por el cansancio de la larga gira europea Caspian no estuvieran a la altura.

Los de Berkeley (Massachussetts) lanzaron Tertia en España el 1 de diciembre vía Green UFOS. Make My Day Records ha fabricado otra obra de ofebrería cuyo arte gráfico firma N. Shumaker. Un álbum cuya edición en vinilo, la tuve en las manos y no me hice con una copia, es una joyita.

Caspian parece que han dado un puñetazo encima de la mesa y dieron a luz diez canciones que, como bien dice en su compañía de discos, se retuercen y enrollan en torno a ellos mismos, abrazando la paradoja de evocar salvajemente lo específico explorando la escurridiza abstracción.

Caspian están en constante estado de evolución y creo que sus temas son entes orgánicos que parecen mutar en cada escucha, algo que en directo nos parece evidente. Tertia lo produjeron ellos mismos, nadie mejor que ellos sabe lo que quieren conseguir en el estudio.

Ethan Dussault y Ed Llerena hicieron de ingenieros de sonido, mezclándolo en New Alliance East, donde lo masterizaron Nick Zampiello y Rob Gonella.

Caspian parece que pierden los papeles pero todo está precisado, un caos que queda definido en ‘The Raven’, el punto álgido del disco y a través del que puede entenderse su envidiable estado de forma.

9.5/10

Otros hitos de este magma incandescente son ‘La Cerva’ y ‘Malacoda’, sorprendiendo al final con ‘Sycamore’, una melodía frágil, guitarras en capas creando crescendos imposibles y una espiral tribal de remate que termina con un chasquido. Grandes, muy grandes, y llevan sólo tres álbumes.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments