Anuncios

Caterina Barbieri – Ecstatic Computation

a3979650195_10

La electrónica progresiva no ha dejado de emitir música de sus vasallos, aunque sigue siendo un nicho en el que no hay nombres de un conocimiento excesivamente mediático. Sin embargo, año a año siguen llegando trabajos muy interesantes, sobre todo cuando se salen por la tangente como es lo que ha hecho Caterina Barieri con Ecstatic Computation (Editions Mego, 2019), un nuevo álbum en el que se estrena en la prestigiosa casa Mego y en el que demuestra, eso sí, dentro de sus márgenes, cómo la electrónica progresiva puede no ser monolítica. Un LP muy trabajado, que no sale de los parentescos sonoros habituales, pero que dentro de ellos da mucho juego.

Cuando el sello ya es una carta de presentación

Esto último es precisamente lo que se busca en (y de) Mego y lo que le da un valor añadido. Lejos ya de sus primeros años del drone, Barbieri construye un conjunto de seis canciones que son una perita en dulce para todos los acérrimos de la electrónica modular. Sonidos analógicos de pura cepa que discurren y bailan entre sí en evoluciones elocuentes, que están como mínimo al nivel de Patterns of Consciousness (Important, 2017) al menos. En ese sentido, la productora italiana parece haber visto los puntos flacos que pueden tener las propuestas de aquellos que elaboran discos en el género: o muy lineales (como su debut, más drone) o muy largos, como el de 2017.

Ecstatic Computation está en el punto perfecto de equilibrio. Seis temas, suficiente para mostrar el potencial, y bastante diverso, como el doble álbum de Patterns of Consciousness, que indagaba más en una parte ambiental cuya parte más ‘melódica’ es la que ha explotado en este nuevo LP. Unas comillas justas porque no se trata de un trabajo analógico tan melódico como los de Kaitlyn Aurelia Smith. Estos son sintes de tonos más fríos, con otras evocaciones, los cuales domina con maestría, como salta a la luz en el primero y probablemente mejor corte, ‘Fantas‘. Fue el primer adelanto de Ecstatic Computation y el acierto no puede ser mayor. Esos diez minutos analógicos tienen varios tramos de variación tonal, muy bien distribuidos además, con esa sección casi final en la que la principal capa queda ahogada para después emerger a la superficie con unos sonidos más gruesos y agudos. Juega muy bien sus cartas.

Una evolución lógica

Son precisamente esas últimas coordinadas sonoras de Fantas las que ahora tienen mucha más presencia en el disco, un acercamiento desde lo analógico a ese esquema digital que recuerda al vaporwave y el reciente deconstructed club, pero sobre todo, a la evolución de Oneohtrix Point Never entre R Plus Seven y Garden of Delete. Una electrónica progresiva de sonidos más agudos, cuyo hilo conductor nos lleva también a gente como Lorenzo Senni. El segundo corte, ‘Spine of Desire‘ es un claro ejemplo de esta fase que está teniendo Barbieri y que no es nueva, si atendemos a los casos mencionados. Sin embargo, ya un tema después, en ‘Closest Approach to your Orbit‘, Barbieri saca a pasear una versión más tribal, eso sí, dentro del mismo marco discursivo que gente insigne en este nicho como Steve Hauschildt.

Tres temas diferentes entre sí, por tanto, contemporáneos y que muestran las líneas maestras de las que bebe el género, y que dejan claro el talento de la artista italiana. Oxigena muy bien el trabajo y los propios temas con sus variaciones, sacando petróleo de un estilo que a priori parece bastante monolítico. Cada engranaje está pensado para romper ese esquema, cada sonido tiene mucho sentido. Con las pequeñas modificaciones clave, saca a exhibe un amplio abanico sonoro. A veces es suficiente con imprimir un carácter más fino aún a capas ya de por sí agudas, como es el caso de la dulce evolución de ‘Pinnacles of You‘, donde encontramos ese contraste tonal entre sintetizadores, con un pasaje donde todas las capas se entrecruzan y saturan, dando lugar a varios segundos de pura evocación. Paradógicamente, una tormenta de sonido digital puramente analógica. La melancólica de 2019 y con botones que responde a ‘Pictures of You‘.

Así pues, Ecstatic Computation es de lo mejor que ha hecho hasta ahora Caterina Barbieri, el disco es una auténtica pasada para quienes disfrutamos en este nicho, en los teclados analógicos y en la electrónica progresiva —vamos, para los huérfanos de Emeralds—, la cual ejecuta de forma bastante inteligente, con un modus operandi que rompe esquemas monolíticos. Mucho talento y momentos brillantes de auténtico prodigio. Después de haber sacado un álbum como este y el de 2017, las de futuro expectativas serán altas. De momento, a disfrutar este. 

8,2/10

Anuncios