Cats, crítica: los gatos que miraban en los accidentes

El musical es todo lo que cabría esperar y más