Diverso pero incompleto (y con dos perlones)


Llevaba varias ediciones esperando que el Sónar confirmara a Clark de una vez, no sólo por su elocuente IDM y sus grandes producciones, sino porque estas tienen pinta de facilitar directos arrolladores. Y justamente en este 2017 lo confirman, un año en el que lo único que había cercano era la BSO de Last Panthers del año anterior y ya un Clark (Warp, 2014) que empieza a quedar algo ‘lejano’. Hasta que entonces suena la campana y te enteras de que hay nuevo álbum. Y escuchas el adelanto. Te tienes que tapar la boca (con mucho gusto). Death Peak (Warp, 2017) no es el mejor largo del inglés, pero tiene motivos suficientes para dejarlo en bucle un buen rato.

Un poco de todo y parte del mejor Clark

Aunque enmarcamos a Clark dentro del ámbito de la IDM, lo cierto es que en toda su trayectoria ha mostrado un holgado abanico sonoro, tirando hace ya varios discos de jazz, motores percusionistas, reaks a lo Squarepusher y beats que se salían de carretera por velocidad. Por no hablar de su versatilidad a la hora de remezclar o de fabricar bombas como las que había en su disco de homónimo título. Pero no sólo detona aparatos para dejarte sordo, también teje esas armonías ligeras, repletas de texturas, que además, combinadas con algo de músculo, son tremendas. Purita marca de la casa. Y eso es lo que encontramos, en algunos pasajes, en Death Peak.

Del squarepushismo de los inicios a sus nuevos formatos en los que ha combinado cierto músculo techno con paisajes ambientales, y pasando por obras cumbre fantásticas como Body Riddle (Warp, 2006), Clark ha sido siempre un punto fundamental en la IDM actual. Su carácter expeditivo y tendente a buscar nuevos horizontes en su abanico sonoro hace que a pesar de que mejores o peores, sus discos siempre sean para disfrutarlos. Y Death Peak tiene parte de todo eso; al Clark sutil, al Clark de pisar el barro mientras te dispara a bocajarro y al mejor Clark de todos, al que combina la melodía con intensidad y un grado de emoción sublime.

Pero no lo suficiente

Quitando el minuto escaso de introducción, el disco empieza realmente con ‘Butterfly Prowler’, ese toque tan suyo de martillo pilón, vocal lisérgico en seguna línea y su habitual -y buenísimo- juego con esos agudos digitales. Es un disco corto, lo que ayuda a que las partes potentes resalten más, y es sobre todo en la primera mitad donde Clark saca a pasear lo mejor de sí. ‘Peak Magnetic’ es esa absoluta maravilla tan bella que es casi inefable. Es, simple y llanamente, uno de los temas del año y uno de sus mejores que ha parido; en él confluye esa montaña rusa emocional gracias a la superposición de estructuras muy melódicas con una base muy dinámica, por no hablar de todos los detalles en capas secundarias, vocales filtrados o ese final con esos agudos que vuelven a caer sobre nosotros, ya como fogueo más que como metralla.

Y después de la cara amable y alegre de Clark llega el martillo hidráulico de ‘Hoova’, su reverso oscuro de sonido saturado, vocales inquietantes y momentos hardcoretas que prometen éxtasis llevados al directo. Eso sí, después otra vez baja el pistón para llevarte a una orilla a que se te pase la merluza. La parte ‘negativa’ de este álbum es que después de estos sopapos no hay nada que llegue al nivel. Temas notables, sí, con texturas interesantes y cristalinas como ‘Living Fantasy’ o ‘Slap Drones’, en las que hay un bombo que se contiene para no explotar.

Por lo tanto, esta vez el disco de Clark es uno de los suyos en los que hay mucha variedad, sin haberse encorsetado en un patrón fijo aunque más en sintonía con sus producciones de los últimos años. De hecho, hay cierta sensación en algunos cortes de reciclaje de temas de otros discos. Al final, fundamentalmente nos pasa lo mismo que con otros grandes, cuando uno se acostumbra al caviar, ya no se conforma con cualquier cosa, y a pesar de las dos perlas que tiene este disco, hay que reconocer que es un trabajo que no dejará huella en su repertorio. Disfrutable, por supuesto; falto de un poco más de punch que cubra el espacio que dejan los temas de cabecera, también.

7,4/10

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments