¿A quién le interesa lo del medio? A Priests no


Llevamos matando el formato álbum desde antes incluso que existiese. Pero ahí sigue, mostrando el camino.

Y rellenando minutos innecesarios.

Los cuatro jóvenes de Washington que forman Priests, Katie Greer (voces), Daniele Withonel (batería), Gideon Jaguar (guitarra) y Taylor Mulitz (bajo), presentan su debut tras un EP que fue buen acogido en su momento, Bodies and Control and Money and Power (Don Giovanni, 2014).

Diez temas (uno instrumental), 33 minutos y ya tenemos Nothing Feels Natural (Sister Polygon).

Pasamos el plumero a ver cuánto hay de interesante y tras el fogonazo del tema que abre el disco, ‘Appropriate’, seguido de una segunda línea con guiños de rockabilly en ‘Jj’, bien pensada para que la bajona no sea tan evidente, queda poco por recoger.

Su mezcla de Post-Punk y Noise Rock es agradecida. El bajo en la primera canción tiene un peso del que yo disfruto, meten el momento de aparente locura y ruido para luego sosegar la marcha y hasta introducir de tapadillo una línea de saxo sin que se note demasiado.

Esa mala hostia es puntual.

Tras estos minutos iniciales comienza el habitual Post-Punk de estos años. Si te molaron Savages en 2016, enhorabuena. Si no, pues ya sabes lo que toca.

Así que de lo que podía ser una buena lectura de influencias adaptadas con Siouxsie and the Banshees y compañía el LP pasa a ser a otro más del montón de una fórmula que no cesa.

El discurso de casi todo el trabajo va en yo contra el mundo, yo persona inconformista, tú, cierta marioneta, pero con cariño, guiño, guiño, codazo, codazo:

I don’t make friends easily or naturally
You can blame chemicals or you can blame patriarchy
It’s nothing against you I’m sure you’re sweet and pretty
But it’s going to take a lot for me to want to leave my mental city

Junto a los dardos hacia el chico de turno que no se merece el tema que le cantan, otras van hacia el clima actual, donde no podía faltar la democracia estadounidense en ‘Pink White House’:

A puppet show in which you’re made to feel like you participate
Sign a letter, throw your shoe, vote for numbers 1 or 2

El nos están vendiendo la burra con el progreso vía conspiranoia juvenil (‘No Big Bang’):

All of the sudden all of the science and evolution and progress
I mean sure, it looks good from a distance but when you’re really inside of it you realize it’s fucking terrifying
The inexorable pull of “progress,” when your mind keeps running along the same narrow tract of logic for what feels like forever and the developments are horrible and gruesome and haunting and you mind won’t stop and they’re there
And you can’t unseen them
How could one not be scared of that?

Y al final, justo en el cierre, después de estos minutos donde no pasa nada, ‘Suck’. Priests se meten en la piel de A Certain Ratio con riffs funk incluidos para dejarnos el que es su mejor hit. Bailongo, con Katie Greer gustándose, volviendo a soltar sus pullas hacia el otro:

How can you tell that I always mean to be mean when you’re not even listening
Always want someone to be your mom but I can tell you that I won’t hang around long for that
You know I got your back but not your wrongs

Pero es la percusión la que les saca de su fórmula anterior. El saxo final entra, se suma a la fiesta y tras el puente empieza el crescendo en bucle donde Priests demuestran que sí, que tienen calidad, que tienen posibilidades de marcarse un temazo, pero que es la sociedad y el mercado quienes les oprimen.

Hasta que no acabe esta opresión malvada, habrá que quedarse con su inicio y final, que no es poco.

6 / 10

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments