Anuncios

Daniel Avery — Slow Fade

Vuelve con un EP que augura grandes cosas


En el ya lejano 2013, hace la friolera de un quinquenio, el inglés Daniel Avery tuvo su justo momento de éxito. Con Drone Logic (Phantasy, 2013), el productor dio con una de esas teclas que llaman la atención a nivel internacional. Con un par de hits y una dinámica y elocuente combinación de tech house dinámico sin renunciar a algún pasaje ambiental incipiente, estuvo en la boca de muchos. Sin embargo, ni era una obra genial ni un disco simplemente decente. Ahora llega el turno de un nuevo álbum, pero antes nos ha brindado un interesantísimo EP como aperitivo.

Slow Fade (Phantasy Sound, 2018), nos devuelve a un Avery que parece bastante más inspirado, con una referencia de cuatro cortes en la que se aprecia que sabiamente ha aumentado su paleta sonora, huyendo de lugares comunes y temas efectistas que reportan parné y bombo comercial. Aunque son cuatro cortes en los que apunta a varias direcciones, si afina más el tiro de cara al álbum o encuentra un preciso equilibrio, puede que tengamos un gran disco. Por el momento, su giro ambient techno, potenciando esas atmósferas que en su debut no explotaban, deja un par de temas bastante buenos.

El preámbulo para un trabajo importante

Principalmente hablamos de ‘Radius’, el mejor de largo, y por lo que llevamos de año, uno de los temas más inspirados hasta el momento. Fácil, a mediados de febrero, sí, pero sin duda muestra a un Avery más expeditivo, entrando con delicadeza en terrenos nuevos. Esa delgada línea ambiental que huele a clásicos noventeros, combinada con la difusa red eléctrica que va cayendo sobre ella y un bombo evocador, da un resultado magistral. Y con algo tan sencillo como hacer un final con más distorisón —hola, Windowlicker — que huele también a recursos de Vessel o Andy Stott, da dinamismo al tema.

El otro tema que llama la atención es el que da nombre al EP, y que abre el mismo, siguiendo esa línea evocadora, espectral, que demuestra taxativamente que estamos ante un Daniel Avery con más aristas. ‘After Dark’ es un tema algo más oscuro, nada nuevo, y ‘Fever Dream’, el encargado de cerrar, nos enseña que seguirá sin renunciar al tech house, aunque la base atmosférica y opresiva nos muestra definitivamente que de este disco hay que esperar un salto de calidad del productor inglés. Todo lo que no sea eso, será decepcionante. De momento, este EP nos deja con los dientes (MUY) largos.

7,7/10

Anuncios