Hasta los descartes mostraban su enorme talento.


Era prácticamente inevitable que tras la muerte de Bowie, los peces gordos de la industria detrás de él aprovecharan para abrir el baúl y lanzar todas esas rarezas y mierdezas que desconocíamos del genio británico. Por eso, un año después de su muerte y de su última obra, el extraordinario Blackstar (Columbia, 2016), nos plantamos ante un EP con descartes de su último trabajo, incluyendo además ‘Lazarus’, uno de los highlights más claros del disco.

Tres son las piezas inéditas que nos encontramos en el EP No Plan (Columbia, 2017) y todas continúan de manera clara con el espíritu de aquella última obra. Primero, la pieza que da título al trabajo, de registro más lento y sustentándose de manera clara en la voz de David, que da toda una clase de feeling y magia, aunque en términos generales el nivel no raya tan alto como en el LP.

Distinto registro plantea ‘Killing a Little Time’, mucho más cruda y de pulso más rockero, con mucha proximidad a piezas como ‘Sue (Or In a Season of Crime)’. También es la pieza que podría encajar más sin desentonar en el citado Blackstar, cosa que no se podría decir de ‘When I Met You’ que, a pesar del interesante juego de voces, queda como la pieza menos brillante del EP.

Al igual que era inevitable que saliese a la luz este material de David Bowie, también es inevitable hasta qué punto era necesario conocer la existencia de estas piezas que componen No Plan. Ya os lo digo yo, no era necesario para nada, pero también os digo que es complicado decirles que no. En EPs de descartes de un disco sublime se suele recurrir a eso de “Hasta las sobras son geniales”, pero aquí lo podemos dejar en que las sobras subrayan la enorme creatividad de un artista único que se ganó con todo merecimiento un sitio entre nuestros mejores discos de 2016.

7/10