Denis Sulta – Aye Spoake Te Sumwuhm & They Listenhd, crítica: un pistero diamante en bruto

El escocés Denis Sulta sigue sin atreverse a publicar en largo, pero de momento va mostrando su talento en las referencias en corto que va sacando a la luz. O en sets brutales como aquél del Sónar Car hace unos años o el de 2017 de Sónar Dome. En cualquier caso, una versatilidad fehaciente que se muestra tanto en sus actuaciones como en sus EPs. El último, Spoake Te Sumwuhn & They Listenhd (Ninja Tune, 2019) es una muestra de esa ambivalencia que le hace acercarse a un tech house bueno, alejado de la ramplonería, poniendo la mira al espíritu rave de las islas, aunque quedan cosas por pulir. Con todo, es un buen debut en Ninja Tune.

Un EP en el que Hector Barbour repasa momentos personales y emocionales de su vida que le han hecho llegar hasta donde está ahora, una carrera que va a más poco a poco y que debe cristalizar en un trabajo en largo completo que conjugue todas sus artes, aquí presentes. El productor de Glasgow saca a relucir esa paleta de colores tan vitalista y llena de matices como la que se asoma tímidamente en el primer corte, ‘In~Narito‘, para luego incrustarla de todas todas en la pistera ‘Gas Whillis (While I Paint My Nails)‘, un chute eufórico en el que los sonidos agudos pasan por encima de esa percusión moderadamente jungle. Un corte hedonista con unos picos de intensidad ideales para sudar y quemar la pista.

Se trata de una referencia en la que predominan esos claroscuros, pasajes de agudos sobre graves, como se puede encontrar en ‘ForTee‘ o ‘Matthew Keeps Me Pirrie‘, declaraciones hedonistas que hacen un bucle fácil por la elocuencia sonora que tienen. Mucho gancho por tanto en este nuevo EP, aunque también se encuentran temas que podrían estar mejor enfocados para que no queden a mitad, que es la impresión que queda con ‘I’m Not Always Right, So I Listen‘, con unas buenas bases que no acaban de explotar.

Asimismo, tanto en esa última como en ‘It’s Tough, But Not As Much As The Dream Is Worth (Joseph)‘, como en alguno de los primeros cortes, quiza Sulta abusa demasiado de los mismos trucos, como los parones para luego emitir una parte inconexa que rescata la parte melódica anterior, además de esa sensación de tener todos los mimbres para hacer un gran tema, pero no acabar de ejecutar la tarea. Cuestiones que en anteriores referencias, de corte más housero, estaban cerradas. En cualquier caso, se trata de un buen e interesante EP, pero en el que aún quedan partes que mejorar para no dar el salto al formato LP con un mejunje de temas totalmente rompedores con otros que parecen más bien esbozos de futuras canciones o moldes sin acabar. Un compendio de grandes e ideas con muchos detalles pero que necesitan un último acabado para que ese diamante en bruto pueda estallar.

7/10