Dj Richard – Eraser, crítica: rescatando un techno infeccioso y agresivo

Aún sigue dando escalofríos recordar aquél maravilloso debut en largo de Dj Richard, Grind (Dial, 2015). Un álbum que mostraba el talento y la capacidad del productor estadounidense para poner encima de la mesa un ambient techno que jugaba con las atmósferas. De eso tenemos muchos ejemplos. Sin embargo, sus piezas eran capaces de transmitir un hermetismo y unos paisajes sórdidos tremendos. Por eso siempre es buena noticia tener nuevas referencias suyas. Tras Dies Iræ Xerox (Dial, 2018) del año pasado, y otro EP este año junto a James K y Draveng, en su proyecto conjunto Funky Doodle —en el que se sumergen en un bosque donde todo es ambient—, ha vuelto a publicar en solitario tan sólo hace unos días y cambiando de sello. Eraser (Flexxseal, 2019) sigue en esa línea de ambientaciones de gran poder, aunque las hila desde otra perspectiva.

Si en los anteriores largos, Dj Richard tiraba de estructuras frías y a menudo rozando lo tétrico, como dibujaban las portadas de sendos discos, en Eraser rebaja esa dosis para aplicar un techno que no transmite (tanto) esas sensaciones. Sigue habiendo un peso fundamental de las atmósferas con las que rodear al oyente, pero prefiere unos motores de mayor tempo, más noqueadores, con ambientes pegajosos que distan de esas sensaciones gélidas y desalentadoras. Estructuras algo más agresivas. El tema más cercano a los postulados de los discos es ‘Critical Damage‘, que rodea de cierta electricidad el bombo como hace Container. Después entrarán los vocales fantasmagóricos y la percusión lenta y contaminada para generar esa aflicción.

Cambiando el filtro ambiental y la percusión

Los otros tres temas se proyectan desde otro plano. Lo que no es ni malo ni bueno per sé si el planteamiento funciona, que funciona. Además, ayuda a que no siempre tire de ese ambient techno gélido, aunque en cualquier caso aún no ha abusado de la fórmula tanto como para cansar. De hecho, estos pequeños cambios ayudan a abrir más su abanico sonoro. O mejor dicho, a rescatar. ‘Eraser‘ sigue con ese toque de techno infeccioso e incluso con buenas gotas de acid, esta vez aderezado con una atmósfera que da una relativa épica. Después llega ‘His Threshing Floor‘, algo más plana, con una ambientación más facilona. Es claramente el punto más débil del EP.

Y por último entra en escena la mejor pieza de la referencia, ‘Casca’s Theme‘, en el último corte. Un tema de mayor tempo, regio, con más pulsión y con una atmósfera más potente y que vuelve a abrir la puerta a producciones más agresivas en la colección sonora del artista residente en Berlín, hasta ahora guardadas en el cajón y tan sólo mostradas en sus primeros epés. Eso sí, ahora con una perfección mayor en la producción y un sonido más actual que no mira tanto al techno noventero. Una faceta más agresiva pues en este EP, que no desentona con su manual de ambientación lenta e inquietante en sus álbumes. Un complemento notable que muestra el buen fondo de armario con el que cuenta. En cualquier caso, un indispensable en el ambient techno actual.

7,3/10