Ejército de los muertos

Nos había absorbido tanto la atención la llegada de su montaje de La liga de la justicia que se nos había llegado a olvidar que 2021 ya nos tenía reservada una cita con el Zack Snyder más desatado y con libertad creativa. La llegada del director de 300 y arquitecto de las primeras fases del Universo DC a Netflix responde a su confusa pero no poco ambiciosa estrategia de «ten de todo y vendrán todos», la cual abarca tanto toneladas de contenido de alto octanaje algorítmico como autores de diferente estilo (de Martin Scorsese a Ryan Murphy, de David Fincher a Alexandre Aja) recibiendo carta blanca tanto en decisiones creativas como presupuesto.

No es de extrañar que Snyder, a pesar de ser uno de esos cineastas de gran pantalla que cuentan con un público que reconoce su nombre y asiste a sus proyecciones, se haya visto tentado de seguir los cantos de sirena del streaming, especialmente tras años de lucha creativa y psicológica con un estudio (Warner) que entraba constantemente en pánico por querer emular los éxitos de su principal competencia en propiedad intelectual (Marvel). Es difícil creer que no se viera decidido después de lo que Michael Bay hizo en su demencial y divertidísima 6 en la sombra, una película en la que en su secuencia inicial de 20 minutos ya pasan más cosas que en el 90% de cine de acción actual (el cuál incluye varios artefactos de la propia Netflix muy cargados de dichoso algoritmo).

También Snyder ha aprovechado esta Ejército de los muertos para regresas a sus orígenes, a un cine más salvaje y eminentemente de género, aunque también aplicando todos sus años de experiencia haciendo barrocos y bombásticos espectáculos. Una ocasión para demostrar lo equivocados que están sus detractores que no paran de atribuir los méritos de su remake de Amanecer de los muertos al guion de James Gunn. Aunque su respuesta no ha pasado por recuperar la modestia donde la dejó, sino mirar a otro gran referente del cine de acción-terror, que es donde parece querer ubicarse aquí: Aliens, de James Cameron.

El cineasta, que además de dirigir es uno de los que firma el guion -y también hace de director de fotografía. Autor total-, se zambulle en la marmita del género bélico al igual que Cameron para darle un punch especial a un espectáculo tan excesivo como debidamente calibrado. Sabe que no todo es exhibir ideacas como un tigre zombie (al que no tiene pudor de mostrar nada más sus personajes entran en la zona muerta) sino que tiene que dedicar buenos minutos a perfilar un grupo de soldados y su camaradería. Sus personajes están lo suficientemente definidos para poder establecer dinámicas propias entre ellos y que luego el espectador sepa diferenciarlos además de cogerles suficiente cariño para poder seguir su viaje hasta el final (aunque les llegue en diferentes periodos).

También hay un estupendo trabajo para establecer cierta humanidad y corazón al personaje central de Dave Bautista y al resto que se sitúan más próximos a él. No es un secreto que el cine de Snyder ha caído muchas veces en un nihilismo exacerbado y en ocasiones muy misántropo, pero esta vez lo redirige todo a otras partes. Así, en medio de un mar de violencia y vísceras desparramadas, también hay espacio para un hombre reconcomido que busca hacer las cosas bien a pesar de todo (algo que choca con el habitual objetivismo que suele caracterizar los héroes de Snyder, incluso aunque en el tráiler venga con la frase «Y si pensamos en nosotros mismos por una vez»).

Por supuesto, también hay secuencias con zombies muy bien pensadas y ejecutadas, grandes despliegues de violencia salvaje y bastante humor cafre muy agradecido. Tampoco faltan ideas que aportar al género de muertos vivientes, dando extensión a algunas de las que ya plasmó el genio George A. Romero en su La Tierra de los Muertos Vivientes con zombies de mayor inteligencia y capacidad de organización. Todo forma un cóctel muy loco, divertido y muy refrescante, que va de cabeza a las mejores producciones de acción de la compañía de streaming, aunque su lugar ideal parece más grande que en las habituales pantallas pequeñas en las que muchos la van a disfrutar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.