El disco nuevo de Tangana hace honor a su nombre

Ni engaño ni sorprendo a nadie si digo que con ciertos discos, en general aquellos que despiertan mucha expectación previa, uno llega con su punto de vista bastante claro incluso antes de escucharlos. Estamos entregados o enfrentados a ciertas obras de forma previa a que vean la luz. No es justo, seguramente, pero pedid justicia en otra ventanilla.

A ‘El madrileño’ yo llegaba bastante entregado. Tenía considerablemente decidido que el nuevo disco de C. Tangana (al que ahora llamaremos Madrileño, Pucho, o seguramente seguiremos llamando igual que siempre) me iba a gustar mucho. Hace años me hubiese callado esas expectativas, para no tener que enfrentarme ni a los que me tomasen por traidor del indie, ni a los que me acusasen de que solo me quería unir a la fiebre tangánica porque ahora ser moderno era eso. Ahora que les den por culo a todos.

Mi decisión de que ‘El madrileño’ iba a estar guay (o muy guay) venía fundada en inquebrantables argumentos. El primero y principal es que Pucho ha venido declarando recientemente su amor al Celta de Vigo (mejor equipo de fútbol de la historia) [Nota del editor: el fact-checkometro ha explotado con esta últim afirmación, así que no podemos desmentirla] llegando a ofrecerse para componer el himno de su centenario. Y los colegas de grada son colegas a muerte. El segundo es que a medida que he ido escuchando/leyendo entrevistas del artista, me ha ido cayendo mejor, que oye, nunca sobra. Y el último argumento, quizás algo menor, es que el principal adelanto del álbum, aquel ‘Tú me dejaste de querer’ es un p-u-t-o-t-e-m-a-z-o-d-e-l-a-v-i-d-a. Así que sumamos todo eso, sobre todo lo primero, y dientes larguísimos.

Pero resulta que a la mierda todo. ‘El madrileño’ es un álbum que está recibiendo un maremoto de buenas críticas por parte de prensa y público, y os juro que no entiendo una mierda. Es un disco falto de nervio, de temas que podamos recordar a largo plazo y joder, carente absolutamente de personalidad. Que coño, podrías detestar a este hombre y a su música, pero estaríamos de acuerdo en que personalidad no le faltaba. Salvo que demos por bueno actualmente que, cuando todos esperábamos su disco definitivo, Tangana ha decidido hacer un “grandes éxitos de las canciones que me ponía mi padre en el coche cuando íbamos de visita a Galicia”. En ese caso oye, es un gesto de melasudismo mayúsculo que ole por él. Pero ‘El madrileño’ es un disco sin chicha, lleno de canciones malas (MA-LAS) y trilladísimas que no aportan una puñetera mierda.

Porque ese otro escenario sería válido: “el tío este está escribiendo pestes de Tangana porque es un pollavieja que no entiende su arte”. Y oye, ok. Aquí un boomer al habla, correcto. La cuestión es que resulta imposible presentar el disco como algo ni mínimamente novedoso o arriesgado o nada de nada. Joder, que tiene la canción de toda la vida de Kiko Veneno. La canción que Kiko Veneno se negaría a firmar como en 2021 porque el viejo ese hace a estas alturas música mil veces más rompedora que este esperpento.

Pasando por ahí

Y esa falta de personalidad es especialmente irritante porque no creo que Tangana se haya quedado sin ideas. Ahí están las dos primeras canciones, ‘Demasiadas mujeres’ y ‘Tú me dejaste de querer’ que dan fe de ello. Brillantes e irresistibles (sin meterme en el charco de analizar que aquello de las letras machistas igual podíamos cuidarlo un poco, que no me voy a meter).

Pero a la hora de la verdad ‘El madrileño’ va fusilando canciones que hemos escuchado mil veces, se convierte en un disco en el que los numerosísimos artistas invitados resucitan esos temas que dejaron guardados en el cajón hace décadas porque eran malas (MA-LAS) y ahora quieren ofrecerle a Tangana para que se cante unos versos, y no al revés. Y hasta eso parece hacer Pucho a desgana. Supongo que no se trata de que tu talento destaque por encina del de Drexler (en serio, Jorge, ¿qué coño se te perdía a ti en algo tan jodidamente vergonzoso como ‘Nominao‘?), pero coño, al menos que no parezca que sea tu invitado el que está más interesado que tú en ganarse tus habichuelas.

Uno puede intentar buscar puntos a favor de ‘El madrileño’ y no caer en el odio barato. Pero cuesta muchísimo. Digamos que tiene mérito que Tangana haya compuesto canciones tan variadas entre sí, incluso aunque haya tenido que resucitar versos de Rosario y Alejandro Sanz por el camino. Y ese eclecticismo podría ser un punto a su favor, de no ser porque las canciones fallan. Carecen de nervio, de capacidad emotiva y además las letras flojean una barbaridad. O también que tiene mucho mérito haber conseguido convencer a muchos artistas de currículum intachable de embarcar en este proyecto. Supongo que el gancho comercial de colaborar en ‘El madrileño’ en 2021 es enormemente seductor. Pero difícilmente esto va a hacer que José Feliciano alcance cotas de popularidad distintas a las que tiene. Ya no digamos a Andrés Calamaro y su «tengo una flor en el culo» (¿en serio, Pucho, en serio?)

Doce canciones en las que uno, efectivamente, tiene que asegurarse de que no ha metido la pata y ha tecleado «Melendi» en el buscador de Spotify. Porque la enorme mayoría de cortes bien podrían haber sido firmadas por el defensor del chocolate que más mola, salvo, quizás, la honrosa ‘Muriendo de envidia‘ con Elíades Ochoa (he dicho que intentaba buscar algo bueno a toda costa, salvemos a Elíades de la quema).

Queda por ver si Tangana vuelve al redil de los dos primeros temas en el futuro, que entendemos que sería la decisión acertada y en la que parece claro que tiene un incontestable hueco, tanto a nivel artístico como de repercusión futura, o si se instalará en esta opción de ser artista de versiones de marca blanca. En eso Melendi es mejor.

3 Comentarios

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Javier
Javier
1 month ago

Tal cual. El disco es resultón, se oye del tirón y bueno, dices «no está mal». Pero suena a rumbita, flamenquito, Melendi, Estopa… La misma mierda de siempre, pero más vieja.

NoMcGuffin
NoMcGuffin
1 month ago

Tiene 4 o 5 temazos, pero se le ha ido la mano con el gitaneo y colaboraciones innecesarias. Ojalá todo el disco como los 4 o 5 primeros temas.

Antonio C
Antonio C
1 month ago

Ya sabemos que la gente es idiota. Por eso este músico y compositor tiene todos los temas de este disco en la lista de las treinta canciones más escuchadas de España. Menos mal que hay gente como tú para iluminarnos en un país que no entiende de música.