Alexandra Zerner – Silhouette

Un trabajo conceptual de 47 minutos, con tres canciones divididas en varias partes, que es tan PROG (sin comentario peyorativo, pero todas las mayúsculas) como cabe esperar. No obstante, hay una fina orfebrería en todo lo que toca aquí la artista checa, mayormente discurriendo en lo instrumental y en ciertos lugares comunes, pero encontrando intimidad y belleza en todos ellos. Varias capas que desentrañar si eres capaz de pasar más allá del umbral.

Sanguisugabogg – Tortured Whole

Es todo lo guarro que indica la portada, con un logo absolutamente indescifrable acompañado de una criatura demencial y Carpenteriana, y notas como te vas derritiendo lentamente conforme suena. Y me encanta, para que nos vamos a engañar.

Concrete Ships – In Observance

Una portada con una casa quemándose en una metáfora poco sutil de lo que te vas a encontrar aquí. Concrete Ships son un trío británico que actualiza la energía punk y la ruidera vigorizante de The Jesus Lizard, Shellac y también se dejan llevar por la psicodelia pesada. Y con todo ello producen un sonido y una serie de canciones que son toda una apisonadora, tan demoledores como alucinantes, a ratos unos Swans primitivos. Procura no tener el gas abierto cuando le vayas a dar al play, por si acaso.

Tenue – Territorios

Territorios es un disco de screamo feroz y aguerrido que recupera los tiempos de los mejores Corea, que está compuesto por un único tema de 29 minutos y Tenue son un trío de la Galicia rural cuyos miembros se hacen llamar «Seitán», «Sopa» y «Tortilla Vegana». En serio, tíos, no os lo puedo vender mejor que esto.

Blindfolded and Led to the Woods – Nightmare Withdrawals

No hay una sola forma de entender la disonancia y el death metal técnico, y lo muestran estos otros neozelandeses que no parecen tener relación con otros de la zona que pastorean por esos lodos, Ulcerate. El trabajo de Blindfolded and Led to the Woods tiene también ambiciones avant-garde y cierta finura creando atmosferas, pero operan con una voracidad más frontal y directa, más cercano al primigenio toque de vieja escuela de los primeros Gorguts. Un trabajo encomiable aun así.

Motopsycho – Kingdom of Oblivion

Una vez terminada su última trilogía de discos (Isra me dijo por el pinganillo que están conectados, yo reconozco que me cuesta seguirles el ritmo en ese sentido), el imprescindible grupo noruego vuelve para demostrar porque siguen siendo uno de los mejores del negocio prog de las últimas tres décadas. Lo único que se le puede achacar a Kingdom of Oblivion es que es menos un rotundo Sí que en sus trabajos más recientes. Por lo demás, ofrecen una solvencia y una energía fresca que grupos de su quinta son incapaces de conseguir, no digamos de mantener a estas alturas.

The Vintage Caravan – Monuments

Perfecto café para cafeteros. No pierdas el tiempo en un refrito insustancial de Led Zeppelin con el nuevo de Greta Van Fleet y opta por lo que realmente trata de hacer algo con sus influencias, opta por Vintage Caravan. El trío islandés ha ido expandiendo con acierto su sonido de clásico hard rock y heavy psych setentero, con un fabuloso uso de la técnica y un siempre efervescente toque para hacer canciones enérgicas, vigorosas y muy divertidas. Monuments es otro paso firme en esa dirección y consolidación definitiva como maestros en su palo.

Spectral Wound – A Diabolic Thirst

Probablemente lo mejor a lo que puedes recurrir si no quieres salir de los rincones más tradicionales del black metal. El grupo de Montreal respira clasicismo hasta en su portada tan de la segunda ola del género, pero su segundo disco sigue siendo parada destacable para todo el mundo gracias a una demoledora ejecución, donde cada minuto está tocado como si se les fuera a salir el corazón por la boca.

Y ahora menciones especiales.

Rincón del blues 70s: Hot Breath y Heavy Feather

Hace ya un tiempo desde ese espectacular revival de blues y heavy psych setentero que nos dio varias bandas espectaculares procedentes de los países escandinavos. No queremos hablar de otra ola, pero es una divertida coincidencia que haya dos bandas suecas que, el mismo día, hayan entregado estupendos trabajos que recogen esos sonidos clásicos y les devuelven cierto vigor y energía con entendimiento y astucia. Esos son Hot Breath, con algunos miembros de Hypnos en plantilla, y unos más clásicos Heavy Feather. Ambos valen la pena.

Premio Jim Carrey al disco de hardcore/metal guarro más divertido: Steel Bearing Hand – Slay In Hell

Si te la quieres jugar volviendo a los pantanosos terrenos del thrash metal, mejor hazlo tirando a una buena apuesta como este grupo de Texas. Además de un nombre molón, Steel Bearing Hand se rebozan con una acertada dosis de mugre y metal extremo, combinado con un empuje abrumador y certero en sus intenciones. Dicho en palabras finas, va como un pepino.

Premio Desafío Total al disco metal extremo más abrasivo: Altarage – Succumb

He tenido mis problemas para conectar con los últimos trabajos de Altarage, incluso siendo de los que les encantó su debut. Muchas veces pensé si no era porque ya había desconectado de su estilo, de ese metal extremo tan apelotonado y eminentemente bruto y de pocas concesiones, pero me alegra haber podido volver al ruedo con este nuevo disco. No aplica nada esencialmente diferente a su sonido, pero está tocado con un nervio de aúpa y contienen varias canciones que realmente me han abrumado de la mejor manera posible.

Premio Scanners a la mayor voladura de cabeza: The Armed – Ultrapop

La llegada de Ultrapop se ha venido con cierta anticipación y esperanza de que fuera el Sunbather del punk. Ya sabéis, la clase de disco en la que un grupo habitualmente extremo termina rompiendo la barrera y entra en medios más alternativos que lo aúpan como «la clase de disco extremo que importa», mientras que los más habituados al género tendrán opiniones polarizadas por la propia naturaleza arriesgada y frontal del disco. Por el momento, parece una profecía autocumplida por su parte, aunque The Armed guardan más en su arsenal de lo que aparenta en la superficie.

Ultrapop es un salto al vacío donde se pasa del hardcore ultracibernético y grind de sus últimos y brillantes trabajos a una coctelera demencial que lleva al punk a apuntar en todas las direcciones posibles. En una misma canción te pueden evocar a Converge, a Broken Social Scene, a Deftones, a The Dillinger Escape Plan o incluso a The Flaming Lips. De hecho, probablemente discos como The Soft Bulletin o el Yoshimi Battles the Pink Robots sean una de las principales referencias que han retorcido todo lo posible para convertir esto en el disco de pop más intenso de la historia o en el disco de punk y ruidera más épicamente pop nunca hecho. Sea lo que sea (nunca lo sabremos del todo, por la forma en la que juegan con la ambigüedad todo el rato hasta en entrevistas), el resultado acompaña para dicha(s) empresa(s).

El disco del mes: Ad Nauseam – Imperative Imperceptible Impulse

Aunque hayan llegado lejos en los charts de RYM y también a rincones alternativos y turistas ocasionales del género como Pitchfork y Anthony Fantano, no os llevéis a equívoco, los italianos Ad Nauseam no encajan en vuestra idea de metal extremo hipster friendly. Su nuevo disco refuerza su ambición de hacer la pelotera de ruido más disonante y poco amigable que la mente más retorcida se pueda imaginar. Es un disco que no necesitas más de dos segundos para salir huyendo espantado.

Y aun así, su desasogante, abrasivo e inextricable sonido invita más a a explorarlo de lo que pueda parecer. No ha resolverlo, porque está ofreciéndote sorpresas todo el rato, con estructuras polimórficas y absolutamente poco tradicionales. Tampoco existe un referente inmediato a su forma de entender el metal extremo técnico, quizá Ulcerate o Deathspell Omega puedan venir a la mente por ser los más prominentes o incluso una extensión de los momentos más corrosivos de Kayo Dot, pero se aleja continuamente de la comparación. Y eso lo hace fascinante, pero su forma de seguir haciendo titánicas composiciones de metal brutal y poco compasivo es lo que eleva este disco a esencial.

Artículo anteriorCuando Quentin Tarantino dirigía episodios de ‘Urgencias’ y forzaba a la cadena a emitir su versión
Artículo siguiente‘Natural’s Not in It’: Gang of Four a la izquierda del dial

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.