Metallica – Kill ’Em All (1983): el magnetismo animal que lo cambió todo

Furia y leyenda.