Extinción de los Insectos es mi grupo favorito de todos los tiempos durante diez minutos. Después de escuchar su primer disco hago otras cosas: riego las plantas, salgo a correr, ordeno mi habitación, escribo esta reseña, me preparo la cena, veo una película, me voy a dormir, me despierto, me ducho, doy un paseo y me siento otra vez delante del ordenador. Todo eso en diez minutos. Acto seguido vuelvo a escuchar el primer disco de Extinción de los Insectos. Y así, de tanto en tanto, a ráfagas, viviendo a 135 m/s, Extinción de los Insectos vuelve a ser mi grupo favorito de todos los tiempos durante diez minutos.

Diez minutos es el tiempo que dura su disco debut, Extinción de los Insectos (2013, Chingaste La Confianza, Afeite al Perro, Lupus Records). Diez minutos son diez canciones. Diez canciones de un minuto cada una, más o menos. Pero diez minutos también puede ser toda una vida. O sólo un día. O muchos días. O todos a la vez. De hecho, diez minutos se parecen bastante a toda mi vida comprimida en un sólo día. Agitada, no mezclada. Agitada muchísimo, afortunadamente.

Extinción de los Insectos son pop

Descubrí a Extinción de los Insectos hace un montón de meses, en Vanishing Point. Desde entonces creo que nunca he tenido tiempo para hablar de Extinción de los Insectos. Es raro porque su disco sólo dura diez minutos. En realidad no es tan raro. Sus canciones son tan cortas y van a tanta velocidad que cuando me entran ganas de hablar de ellas ya se han pasado. Son un chasquido. Un suspiro. Muchos suspiros a la vez.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3068510162/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=1/transparent=true/

Extinción de los Insectos son dos personas: José y Miguel. Sus nombres me hacen pensar en Espanto: “no le di importancia porque es algo muy común”. José también es Atomizador. Atomizador me gustaron mucho porque también son diez minutos. El pop en diez minutos.

El nombre de Extinción de los Insectos es más relevante. Resume todo lo que deseo en este mundo: que se extingan, todos, uno a uno, empezando por las avispas, terminando por las orugas. Muerte, destrucción y speedcore. Como no quiero más insectos en mi vida, he decidido echarme en brazos de Extinción de los Insectos. Los voy a exterminar rápidamente. En diez minutos. Venid conmigo, juntos lo conseguiremos. Es una cruzada por la que merece la pena morir. Incluso una por la que merece la pena vivir. ¿Vosotros no odiáis a los insectos? Qué mal todo.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3068510162/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=4/transparent=true/

Extinción de los Insectos me gustan mucho. Ya os lo he dicho antes. Mi grupo favorito de todos los tiempos. Tanto que les perdono todo. Incluso que me obliguen a pasar de Fabuloso Combo Espectro. Fabuloso Combo Espectro es un grupo asturiano al que todos queremos mucho. Pero no sabemos nada de ellos. Y eso nos da pena. Tampoco sabemos nada de Margarita. Y eso también nos da pena. Pero os estaba hablando de Fabuloso Combo Espectro. Uno de los pocos problemas de Extinción de los Insectos es que justo después de su nombre viene el de Fabuloso Combo Espectro. Y cuando se acaba su disco tengo que volver a ponerlo. Son diez minutos. Y nunca son suficientes. Y eso me hace odiar a Fabuloso Combo Espectro. Pero yo no les odio. Les quiero.

¿De verdad seguimos sin saber nada de Margarita?

Extinción de los Insectos no son orden

Otra de las cosas que perdono a Extinción de los Insectos es que me obliguen a destruir mi estructura germánica cuando escribo. Me gustan los párrafos estructurados. Orden. Atracción visual. Un párrafo, una canción, un ladillo. Son la clase de cosas que me hacen estar en armonía con mi entorno. La clase de cosas que me provocan espasmos cuando escribe probertoj. probertoj escribe cosas muy chulas. Pero no hay orden. A él también se lo perdono. Aunque no sé si le perdonaría que no perdonara todo lo malo que tienen Extinción de los Insectos.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3068510162/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=7/transparent=true/

¿Veis? Ahora quiero escribir otra línea suelta. Y eso está mal. Y yo me siento mal. Pero no puedo evitarlo. Es una sensación frustrante, José y Miguel.

Extinción de los Insectos hacen pop. Extinción de los insectos hacen canciones de diez minutos. Si Extinción de los Insectos alargaran sus canciones todo lo que en realidad duran, Extinción de los Insectos serían Jardín de la Croix. Jardín de la Croix es un grupo que ha publicado un disco muy chulo, aunque es demasiado progresivo para mí. Demasiado progresivo. Demasiado progresivo.

Siempre me he preguntado qué pasaría si alguien, alguna vez, decidiera coger todos los sonidos del universo y comprimirlos en menos de un minuto. Qué efectos tendría en el resto del planeta que alguien, alguna vez, resumiera el pop, estrofa, estribillo, solo, puente, etcétera, en un minuto. Extinción de los Insectos es mi grupo favorito de todos los tiempos porque han respondido a mi imaginación. Amo a Extinción de los Insectos.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3068510162/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=9/transparent=true/

9/10

Siempre he deseado que la consecuencia de lo anterior fuera la extinción de los insectos. Pero ahora me doy cuenta que nada de eso ha sucedido y que la única respuesta que he encontrado es este texto. Y un cerebro desordenado. Pero no chamuscado. Odio a Extinción de los Insectos.

Pero en realidad no.

En realidad les quiero mucho.