Fuzz – III: nunca nos dejéis

Es complicado condensar cómo Fuzz, un grupo claramente marcado por un espíritu vintage y con referentes ya menos presentes como influencia, es probablemente el proyecto más apasionante y urgente de Ty Segall, un referente moderno con su propio sello de identidad. Quizá probablemente porque, aunque se siga sintiendo como un proyecto de Segall, es de los que más desafía su modus operandi y le hace caer menos en vicios perezosos que han marcado demasiado su trayectoria en solitario recientemente.

Este desafío viene de la propia naturaleza del grupo, marcado por un vestusto rock que nace y muere de la más pura improvisación, sin por ello caer en las tendencias algo anquilosadas de las jam bands o grupos de blues y heavy psych que suelen aplicar estas prácticas. Segall intercambia golpes e ideas con Charles Moothart y Chad Ubovich de una forma que las canciones siempre se sienten en evolución, siempre vivas y cambiantes, y en su corazón siguen siendo cañonazos pop como los que suelen hacer fuera de Fuzz.

Otra clave de por qué este trío resulta tan refrescante y diferente con respecto a otros grupos con referentes similares es justo una contradicción: Fuzz tiene un sonido que es fácil referenciar, con nombres como Black Sabbath e incluso Jimi Hendrix a la cabeza, pero a diferencia de otros grupos calificados como salvadores del rock nunca se ven sometidos por sus influencias. 

Al contrario, su constante espíritu libre hace hasta cierto punto impredecible por dónde van a salir. La canción es la canción, pero siempre hay hueco para un punteo de guitarra nuevo, para romper el esquema con una nueva improvisación que nunca se siente fuera de lugar, para volver de nuevo a ese estribillo vigoroso de coros irremediablemente pop, o para meter cualquier contribución que enriquezca la pieza. Da la sensación de que no están haciendo mucho, pero en realidad están pasando mil cosas en el corto espacio de tiempo durante el cuál te has estado dejando llevar.

Y así, como el que no quiere la cosa, sus discos se pasan con fugazidad, pero nunca con la sensación de que ha habido puntos muertos. Cada canción se siente tan vibrante como la anterior, esté más atinada o menos. Eso los hace más vitales y necesarios para un rock and roll estancado que rápidamente se agarra al enésimo ejemplo clónico que más que revival parece refrito. 

Quizá conscientes de ello -probablemente no-, este disco se siente como un esperado retorno -al fin y al cabo, han pasado cinco años desde el anterior disco, lo cuál son como 12 discos en términos de Ty Segall- desde su misma portada, austera y con ellos tres al frente. Como sabiendo que los esperábamos a ellos. Narices, hasta la primera canción se llama ‘Returning’.

Aunque eso quizá sea darle demasiada autoconsciencia y pretenciosidad para un grupo que nunca se siente ni calculado ni que se den demasiada importancia a sí mismos. Lo importante es que su III es Fuzz con todas las letras: fresco, divertido, mordaz, potente, nunca demasiado predecible y siempre urgente. Tocan cada canción como si fuera la última, y no dejan de darse giros a sí mismos para evitar estancarse. Porque aunque hablamos de un grupo perfectamente definido, sus canciones siempre encuentran resquicios para expandirse, y por ello no es lo mismo escucharles en una ‘Sleigh Ride’ que ahora con ‘Nothing People’ o ‘Mirror’.

En resumidas cuentas, qué bueno que hayan vuelto, ojalá lo hagan más a menudo, porque siempre es un disfrute y mola mucho decir (escribir) su nombre a voz en grito (mayúsculas). Han vuelto a sacar uno de esos discos para menear la cabeza hasta la tortícolis y que vamos a tener en bucle durante bastante tiempo. Lo dicho, que regresen más a menudo. O mejor dicho, que vuelvan a su ritmo, pero que nunca nos dejen.

Apoya Hipersónica

Si te ha gustado este artículo y quieres ayudarnos a SOBREVIVIR, por muy sordos que seamos, puedes apoyarnos por muy poco.Si no te ha gustado, también puedes pagar, a nosotros nos viene guay.

2,49 €

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments