Como decía ayer mismo, al anunciar la de llegada de <strong><a href="http://www.hipersonica.com/2008/11/20-chinese-democracy-al-completo-en-streaming">Chinese Democracy</a></strong> a la Red en formato streaming, se acabaron las especulaciones en torno a este trabajo, y es turno ahora de que sea la música la que hable. </p>
<p>Sin prejuicios por todo lo cómico que ha rodeado <a href="http://www.hipersonica.com/2008/11/20-chines-democracy-la-historia-de-un-disco-eterno-en-15-fechas">la historia de este álbum</a>, aunque inevitablemente con el legado de los viejos <strong>Guns N’ Roses</strong> presente (es a lo que una banda se expone cuando se decide a seguir utilizando una marca), me dispongo a escuchar por fin el parto más difícil de la historia de la música.</p>
<p>Quede claro que se trata de un primer análisis tema a tema prematuro, fruto de los primeros contactos con un disco que aún no ha sido ni puesto a a venta. No se tomen por tanto estas líneas como una crítica definitiva, sino como unas primeras impresiones, a falta de reproducirlo bastante más. Vamos con ello, pues:<!--more--></p>
<p>1. <strong>Chinese Democracy</strong>: Después de tantos años esperando, era lógico que no quisieran dejar la caña para más adelante, les picaba en las manos. Así pues, el tema que da arranque al álbum lo hace en quinta, con mucha fuerza y con menos desacierto de lo que pudiera parecer en un primer golpe, muy prometedor de cara al directo. Es un tema que perfectamente podría haber aparecido en cualquiera de los álbumes antiguos sin desentonar, y eso es mucho decir.</p>
<p>2. <strong>Shackler’s Revenge</strong>: Empiezan los experimentos. Una intro que parece más de <strong>Static-X</strong> o de <strong>White Zombie </strong>que de Guns N’ Roses, y que vuelve a hacer acto de presencia más adelante, en un tema que va de rocoso, especialmente en su segunda mitad, sin llegar a cuajar en ningún momento. Es atrevido, pero no me gusta.</p>
<p>3. <strong>Better</strong>: Ritmos pop y un falsete feo donde los haya matan el comienzo de este tema. Reconozco que el riff central del tema no está mal, y el solo funciona aun siendo del montón, pero esa primera mitad me mata por completo.</p>
<p>4. <strong>Street of Dreams</strong>: Mucho se había hecho esperar la primera balada, pero aquí la tenemos. ¿Será ésta la nueva<strong> ‘November Rain’</strong>? ¿Una versión contemporánea de<strong> ‘Civil War’</strong>? Bueno, no tiene ni el carisma de la primera, ni la épica de la segunda, pero esperar algo así hubiera sido demasiado iluso. A pesar de ello, y de unos arreglos un pelín excesivos en algunos momentos, no es un mal corte a medio tempo y cumple su papel.</p>
<p>5. <strong>If The World</strong>: Otra ronda de experimentación barata en uno de los temas más indefinibles del álbum. Por más que escucho esta extraña mezcolanza (que no fusión) de ritmos, no consigo entender muy bien a dónde pretende llevar, pero desde luego no a nada que recuerde mínimamente al rock de Guns N’ Roses. Por momentos, parece a medio editar.</p>
<p>6. <strong>There Was a Time</strong>: Coros angelicales y tintineos infantiles dan la bienvenida a un tema marchoso, y que cuando consigue arrancar, transmite un <em>feeling</em> muy a lo <strong>Use Your Illusion</strong>. El tema va creciando a buen ritmo, hasta alcanzar una parte final que es, con diferencia, uno de los mejores momentos del álbum.</p>
<p>7. <strong>Catcher in the Rye</strong>: Los excesos de producción y el empeño en hacer que todo suene mucho, hacen que el conjunto se emborrone irremediablemente. Alcanzado el ecuador del álbum, ya podemos intuir cuál es su talón de Aquiles: es muy ambicioso, tanto que llega a hacerse excesivo y sobreproducido en muchos momentos, como demuestran cortes tan prescindibles como éste.</p>
<p>8. <strong>Scraped</strong>: Vuelven los riffs pesados y el Axl a máximo rendimiento de los dos primeros temas, haciendo que el disco se desperece del sopor en que empezaba a sumergirse durante sus últimos minutos. No es ninguna maravilla, pero se hace resultona.</p>
<p>9. <strong>Riad N’ The Bedouins:</strong> Este es de largo uno de los temas que más me gustan, y no me extrañaría en absoluto que acabara saliendo como single tarde o temprano. El punto de excesivo en este caso le siente bien, en una descarga de rock rápida y directa. Una pena que no hayan más así. Por cierto, el grito de Axl no podría estar más calcado de <strong>Robert Plant</strong>.</p>
<p>10. <strong>Sorry</strong>: Balada de rock muy estándar, donde fases de medios tempos se alternan con un estribillo de fuerza, bien casados entre unos y otros. No aspira a mucho, pero consigue cumplir con su función y no chirría en exceso. El pistón que mete el batería al final tampoco está mal.</p>
<p>11. <strong>IRS</strong>: Esta canción nos presenta dos ritmos, uno fuerte y otro calmado, que quizás hubieran funcionado bien por separado, pero que juntos no lo hacen. Aunque muestra una de las mejores actuaciones del vocalista en todo el LP, se hace un pelín aburrida, y más aún a estas alturas de la película.</p>
<p>12. <strong>Madagascar</strong>: Apoyándose en una base orquestal de lo más común, la banda intenta construir un tema grandioso sin conseguirlo. La inclusión de samples con proclamas tampoco le ayuda en sus pretensiones, pero no se puede decir que no lo intentara. Aun así, creo que eso no es suficiente para pasar el corte que da acceso a un álbum.</p>
<p>13. <strong>This I Love</strong>: Para terminar de dejar claro que no tenía en mente un disco de rock al uso, Axl se pone ante un piano y una sección de violines para cascarnos el tema más melódico del conjuto. La cosa coge algo de vida cuando arranca la guitarra, pero no consigue llenar todo lo que claramente pretende.</p>
<p>14. <strong>Prostitute:</strong> Axl sigue emperrándose en hacer sus temas gloriosos, metiendo arreglos que no son necesarios y alargando estrofas que no lo merecen, y aquí tenemos otro ejemplo de ello. El tema de cierre tiene su punto cañero, no lo niego; pero cojea de la misma pata que el resto del conjunto, convirtiéndose en el ejemplo perfecto de por qué Chinese Democray falla al analizarlo globalmente.</p>
<p>Sin duda, el excéntrico líder y único miembro original de la banda ha intentado presentarnos una propuesta sonora que se desmarca completamente de su primera etapa, algo que me parece muy elogiable, pero que a mí personalmente no me sirve en absoluto para encontrar el suficiente disfrute en este disco. ¿Hago mal en compararlo con sus viejos discos? Bueno, es a lo que se exponían cuando decidieron seguir usando la marca Guns N’ Roses, en vez de publicar estos temas bajo otro nombre.</p>
<p>Sitio oficial | <a href="http://web.gunsnroses.com/">Guns N’ Roses</a><br />
Más en Hipersónica | Chinese Democracy