Estéril continuismo


Las expectativas son algo muy complicado de manejar, especialmente cuando la dirección escogida no coincide con la que tú esperabas que terminará tomando tu equipo, tu serie de televisión favorita o tu grupo de música prometedor. Es más o menos lo que me termino repitiendo a mí mismo para terminar de entender cómo Hark en su segundo disco ya me están dejando un sabor agridulce con respecto a su notable debut.

No es que hayan hecho algo dramáticamente distinto en Machinations (Season of Mist, 2017), porque siguen exhibiendo ese rocoso stoner sludge con matices técnicos mastodonianos casi de la misma manera que hicieron en su debut. Quizá el problema esté ahí, en esa nula progresión y continuismo que, por desgracia, no suena con tanta contundencia y garra que hace sólo tres años (!).

Quizá de haber tenido unos cuantos temas más apañados con los que dejarse las cervicales la cosa sería algo diferente, porque además el disco está bien ejecutado técnicamente, pero es difícil superar esa sensación de estar escuchando la misma canción de su primer disco repetida una y otra vez, pero sin demasiada gracia.

6,9/10

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments