Hace siete años, la friolera de siete años, de la histórica trolleada de Hipersónica. Una de las más célebres, y no por ello menos merecida: la de nombrar como mejor disco del año Our Turn, Anytime (Oil Works, 2012), del japonés Himuro Yoshiteru. Un rico y completo trabajo de glitch hop repleto de breaks, requiebros melódicos y suaves aromas ambientales. Siete años después, el nipón vuelve con al fin otro LP, View From Bottom (2019), su noveno largo que además no viene de la mano de ningún sello. Una referencia propia que escuchar en Spotify o Bandcamp.

La vida contemplativa, la vida mejor

Un perfecto desconocido Yoshiteru, al menos cuando en esta casa se le dio cobijo en 2012, a pesar de haber debutado a finales de los 90 en Worm Interface, por donde habían pasado ya unos jóvenes Squarepusher —como Tom Jenkinson— o Freeform. Algo había entonces, y algo sigue habiendo hoy. Sin hacer mucho ruido, o al menos a nivel general, salvo nuestra propuesta de mejor disco en 2012, por cierto, con un trabajo similar al discazo que haría años después Oval con Popp (Uovooo, 2016), el japonés ha seguido presentando propuestas interesantes que no han trascendido mucho el ámbito internacional.

De hecho, con View From Botton, Yoshiteru no raya a unos niveles tan fantásticos como los de Our Turn, Anytime, pero vuelve a mostrar por qué es uno de los artistas electrónicos más interesantes de entre los productores nipones. Sigue siendo el glitch hop el que estilo que hegemoniza su álbum, aunque en general se trata de un trabajo algo más contemplativo, sin la horda de breaks que te arrollaba en su anterior largo. Como muestra el primer tema, ‘The Gate‘, se trata de un trabajo más relajado, con tempos medios que se centran en las ambientaciones y en los que en pleno desarrollo del tema pueden emerger esos ritmos rotos.

Vuelta al jazz

Y si hay otra característica esencial en este nuevo disco, es que está atravesado en gran medida por las influencias jazzísticas de su creador. En el tema que da nombre al álbum o ‘The Man Who Jumps with One Leg‘, se ven esas percusiones tan a lo Daniel Brandt o incluso Floating Points, o el obvio saxo de ‘Cycle‘. Un disco en general más sinfónico, repleto de instrumentos clasicistas, con secciones de viento que se complementan con pequeños embistes de glitch. Así pues, Con Viem from Bottom vemos probablemente al Himuro Yoshiteru más viejuno maduro, sin grandes roturas de ritmo ni frenetismos, y con mucho de escucha reposada.

En ese sentido, y aunque suene a tópico, el álbum tiene bastantes matices que hacen que vaya subiendo en cada escucha. Hace olvidar el pobre EP de 2015, Fushigi Man, que era lo único que sabíamos de él hasta ahora, y muestra su faceta más instrumental, centrada en las texturas y matices y no en los ritmos rotos que antes desbordaban en la escucha. Hay alguna parte con mayor intensidad como ‘Numa‘ y sus vocales filtrados jalonando la melodía, pero en general se trata de un satisfactorio regreso, más en la línea de los discos de electrónica recientes que tontean con en el jazz, sin volcar todo su talento al lado del glitch hop. Buen regreso, en definitiva.

7,5/10

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments